Noticias

3 formas de pedir una crítica constructiva a tu jefe

      
No sólo hay que saber pedir una crítica constructiva, también hay que aprender a encajarlas con profesionalidad
No sólo hay que saber pedir una crítica constructiva, también hay que aprender a encajarlas con profesionalidad
  • El feedback siempre mejora cuando se genera una mayor confianza entre los miembros del equipo.
  • Es importante saber aceptar una crítica constructiva, más aún si puede ayudarnos a mejorar como profesionales.
  • Es mucho mejor preguntar y pedir ayuda que no conseguir los objetivos propuestos por la empresa en cuestión.

El nuevo objetivo de las grandes compañías se basa en identificar, captar y retener el mejor talento profesional existente del mercado laboral. Para ello emplean diversas estrategias que entre las que destacan el saber escuchar a sus empleados y atender sus posibles necesidades a la hora de conseguir sus objetivos.

La nueva generación de trabajadores (muchos de ellos ‘millenials’), ya no se contenta con tan sólo un buen sueldo, sueñan con seguir creciendo profesionalmente y ser felices en sus respectivos empleos. Por lo tanto, no suelen tener problemas en plantearse empezar de nuevo si no se sienten a gusto con lo que les ofrecen.

El secreto para lograr el equilibrio entre ambas situaciones está —y siempre ha estado— en lograr un feedback fluido entre jefes y empleados. Los primeros deben motivar la creatividad y la proactividad del equipo, mientras que los segundos deberían esforzarse en fomentar un buen ambiente de trabajo coordinando dichas acciones con los responsables de grupo.

¿Quieres trabajar? Mira qué empresas buscan empleados

Inscríbete aquí – ES GRATIS

No está de más solicitar una crítica constructiva a nuestro jefe o a nuestros compañeros de trabajo (especialmente si acabamos de llegar a la empresa). Dichas opiniones pueden hacernos crecer como profesionales e incluso convertirnos en el motor del equipo para alcanzar nuevos retos. Lo importante es saber cómo y cuándo solicitar feedback sobre nuestra actuación en la oficina.

Al final todo de se trata de una cuestión de actitud. Si nuestro jefe y nuestros compañeros notan que somos personas abiertas y dispuestas a aprender, serán sinceros con nosotros y la relación será más cercana y dinámica, perfecta para trabajar a gusto en equipo.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.