Noticias

¿Por qué no hay igualdad de género entre profesores universitarios?

      
El liderazgo masculino continua siendo desproporcionado y favorecido en la promoción profesional
El liderazgo masculino continua siendo desproporcionado y favorecido en la promoción profesional
  • La desigualdad de género va desapareciendo poco a poco de nuestra sociedad, aunque aún queda por hacer.
  • Repasamos algunos datos recogido en un estudio que analiza la demografía universitaria española.
  • La reciente huelga feminista puso en el ojo de mira los roles profesionales de las mujeres en los centros educativos superiores.

La cuestión es sencilla, clara y directa: ¿Cómo puede ser la Universidad un agente de cambio sin apostar por la igualdad y la renovación del equipo docente?

Es un caso tan evidente, que el estudio realizado por Juan Hernández Armenteros y José Antonio Pérez García recoge datos científicos sobre el papel de la mujer en las universidades y su posición desigual, frente a los privilegios que disfrutan profesores hombres.

Más de un 51% del profesorado universitario son mujeres menores de 40 años, lo que se demuestra que hay una presencia bastante equilibrada en la dedicación a la docencia.

Pero si nos detenemos en la escala profesional que ocupan las jóvenes profesoras, es cuando los resultados demuestran la desigualdad de género: Más de un 50% de las profesionales se concentran en los colectivos profesionales de profesores asociados y ayudantes de doctor.

A medida que vamos ascendiendo en la categoría profesional, la presencia de la mujer va decayendo: ocupan una proporción del 46% en doctores contratos, un 38% de profesores titulares y solo un 25% en el cuerpo catedráticos de las universidades.

Si ya hablamos de catedráticos mujeres y menores de 40 años, la proporción se reduce casi a lo excepcional, con la presencia de 1 sola mujer.

Por tanto, aunque la presencia femenina en el equipo docente es cada vez mayor y se percibe como algo positivo en la igualdad de género, la cosa cambia cuando nos referimos a la posibilidad de ascenso y la desigualdad en la promoción profesional.

Ingeniero de Desarrollo para Bancos de Aeronáutica EIIT - Industrial

Consulta la oferta y regístra tu CV

La justificación de que las mujeres accedieron más tarde a las carreras universitarias o que comenzaron más tarde su desarrollo profesional, ya no es excusa, teniendo en cuenta que la mayor parte del equipo docente es menor de 40 años. Por tanto, el peso de la tradición en el liderazgo masculino arroja más luz sobre esta situación de evolución desigual.

Para tomar cartas en el asunto, la creación de la Red de Unidades de Igualdad de Género para la Excelencia Universitaria es una muestra de las medidas que se están tomando. La Universidad está haciendo esfuerzos para reducir esta brecha de género y contribuir a la igualdad.

Y también de la necesidad de ir más allá, dando acceso y voz a minorías de género, dentro de la comunidad universitaria.

Hay que tener en cuenta que, en los baremos empleados para la realización de los rankings universitarios, también se mide la presencia de la mujer en las categorías profesionales más relevantes, y no solo en puestos administrativos; cosa en la que las universidades españolas no obtienen buenas puntuaciones.

Los expertos y el equipo docente femenino defienden que la experiencia universitaria es vital para educar en la igualdad y que todo el mundo vea que puede acceder a puestos importantes o dedicarse a la investigación, sin riesgos de exclusión.

Por ello, es necesario seguir trabajando en medidas y políticas universitarias que equiparen la presencia de géneros en los equipos docentes y sean motores del cambio efectivos e inspiradores.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.