Noticias

La felicidad en nuestra vida profesional: un punto medio entre ambición y conformismo

      
Experimentar un inconformismo casi patológico puede hacer que no disfrutes de tus logros
Experimentar un inconformismo casi patológico puede hacer que no disfrutes de tus logros
  • Aunque creas que no, es posible ser feliz profesionalmente.
  • La frustración es una de las sensaciones más habituales en nuestra vida.
  • No saber disfrutar de los logros conseguidos puede ser lo que bloquea tu posibilidad de ser feliz profesionalmente.

Por fin has conseguido hacer eso que tanto deseabas en tu trabajo. Tu jefe ha confiado en ti, te ha encargado hacer ese trabajo que tanto esperabas y además ha sido un éxito. Es un momento muy importante para ti a nivel profesional. Todo un logro del que disfrutar... y sin embargo ese disfrute no te dura más que hasta el día siguiente. En el momento en que tienes que volver a enfrentarte a tu rutina laboral toda esa satisfacción que sentías ayer se ha desvanecido. ¿Qué te está ocurriendo?

Es posible que la autoexigencia y la ambición se estén convirtiendo de alguna manera en unos de nuestros peores enemigos en el mundo laboral. Sí, son cualidades que habitualmente resultan muy positivas en un trabajador. Le empujan y motivan para ir más allá, para superarse cada día. Sin embargo, también es posible que te provoquen una continua sensación de frustración.

Sí, acabas de conseguir esto que tanto deseabas, pero ahora deseas algo más, un paso más allá. Mejorar esto, conseguir más trabajo...nunca es suficiente. "Si consigo hacer esto mañana seré más feliz"... Pero es posible que con esa actitud solo te estés saboteando a ti mismo. Quizás tenga que ver también con que vivamos en una sociedad en la que todo tenga que ser inmediato. Lo que hagas, lo que pidas... Incluso la satisfacción tiene que ser inmediata o si no no será tal. ¿No crees que estamos haciendo algo mal?

Quizás es que, lejos de lo que pregonan carteles y frases motivacionales, tenemos una forma negativa de percibir nuestra situación, no importa cuál sea esta. El inconformismo se está convirtiendo en algo patológico, una insatisfacción imposible de satisfacer que nos lleva a un continuo pensamiento negativo y nos impide ver lo bueno que ya tenemos y hemos conseguido. ¿Somos unos adictos a los subidones que nos provocan los momentos de satisfacción y por eso el resto nos parece tan decepcionante? Si no es así al menos lo parece.

Encuentra ese trabajo que has estado buscando

Ingresa tu CV

¿Cómo conseguir entonces un equilibrio? La ambición y las ganas de superarse no son malas, querer mejorar es algo que necesitamos para vivir. Pero eso no debe estar reñido con que disfrutemos de lo que tenemos o vamos consiguiendo.

Conformarse tampoco es malo. Pero no lo entiendas como ese demonio que esta sociedad te ha metido en la cabeza. No, no es ese conformismo que te inmoviliza y te hace seguir como estás sin impulsarte a conseguir algo más allá.

Disfruta. No un día, sino dos, tres... muchos más. Piensa en todo el camino que has recorrido para llegar hasta aquí. Todo el trabajo que has hecho lo has hecho bien, lo has superado y si no no tendrías ahora todos esos privilegios que tienes y que eres incapaz de apreciar. Huye de esa vida modelo, de ese trabajo de ensueño que ves por las redes sociales. No creas todo lo que ves, no dejes que una imagen idílica te genere una ansiedad que realmente te impida conseguir ese equilibrio que buscas.

Vive tu vida para ti, consigue esos logros para ti. No, no es malo no ser el mejor profesional del universo en ese área. Puedes ser un gran trabajador. Puede dársete bien algo. Puedes tener tiempo para disfrutar con tu familia. Siempre hay un pez más grande, siempre hay alguien que puede tener más que tú, pero eso no puede condicionar tu vida.

La utopía está bien, puede ser un gran referente fantástico, pero no puedes perderte en ella. Esa utopía no puede ser tu meta. El tiempo pasa demasiado deprisa como para desperdiciarlo centrándote en una ambición imposible de alcanzar. Sí, algo mejor puede llegar, pero no olvides que también podría ser algo peor. Disfruta de tus logros, de los pequeños y de los más grandes. Y vive. Sigue trabajando duro, pero mientras tanto vive y disfruta de lo que tienes.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.