Noticias

¿Sabes cómo afecta tu carácter a tu vida laboral?

      
El autocontrol y el dominio de las emociones es vital ante situaciones de estrés y mucho trabajo
El autocontrol y el dominio de las emociones es vital ante situaciones de estrés y mucho trabajo
  • En nuestro empleo también damos muestras de nuestros rasgos de personalidad, sobre todo en situaciones de mucho estrés y trabajo bajo presión.
  • Analizamos los datos sobre un estudio que trata sobre cómo nuestro carácter puede determinar nuestra vida laboral.
  • No es cuestión de censurar nuestros rasgos de personalidad, pero sí saber administrarlos según la situación y, sobre todo, ante situaciones de mucho estrés.

Ciertos aspectos de nuestra personalidad y rasgos del carácter pueden influir en nuestro perfil profesional. 

Solemos centrarnos más en las actitudes o la experiencia para justificar el desarrollo laboral, pero hay aspectos psicológicos de cada uno, relacionados con la personalidad, que también deben tenerse en cuenta. 

Cualquier rasgo de personalidad llevado al extremo puede llegar a ser un problema y afectar a nuestra vida personal, pero también a la profesional y al tipo de relaciones que mantenemos en el ambiente laboral.

Estas afirmaciones son posibles gracias al trabajo de dos psicólogos, Blaine H. Gaddis y Jeff L. Foster, que realizaron un estudio para evaluar las conductas críticas en el trabajo y entre líderes. 

Para realizar su estudio contaron con una muestra de 4.372 empleados, en trabajos y puestos diversos. Tras diversas pruebas llegaron a la conclusión de que las personas con personalidades distantes - reservadas, precavidas, irascibles - influyen negativamente en cuestiones de liderazgo y toma de decisiones.

Por tanto, ciertos rasgos de la personalidad pueden repercutir en el trabajo en equipo, el desarrollo de la empresa o la consecución de objetivos. Del mismo modo, rasgos vistos como positivos, como la osadía o la imaginación, pueden influir positivamente al ambiente laboral. 

A simple vista puede parecer que esto es difícil de tratar, ya que hablamos de la personalidad de cada empleado, y no por ello deben ser juzgados como mejores o peores empleados. Pero si es importante ser conscientes de los rasgos de cada uno, tanto de uno mismo, como dentro de la compañía, de manera que puedan controlarse en situaciones de mucho estrés y presión.

Como todo, es cuestión de autoconocimiento y autocontrol. Es difícil cambiar la forma de ser, pero sí que se puede trabajar en ella y aprender a detectar y controlar los rasgos que puedan ser críticos y pueda afectar a nuestro empleo.

Licenciatura en Psicología

Solicita información

Según los expertos en Psicología y su estudio, clasifican los rasgos de personalidad en tres categorías y afirman que casi todo el mundo suele mencionar al menos dos de estos rasgos:

  • Inseguros: Personas complacientes y diligentes que prestan mucha atención a los detalles e intentan agradar a todos. En extremos, pueden preocuparse demasiado de los detalles o ser sumisos ante el temor de tomar una mala decisión.
  • Seductores: Son carismáticos, asertivos y poseen rasgos que seducen al resto, como su imaginación o atrevimiento. Sin control, pueden ser arrogantes o imprudentes y no medir las consecuencias de sus actos.
  • Distantes: Suelen ser reservadas y les cuesta establecer relaciones de confianza. Su excesiva desconfianza o precaución puede llevarles a ser poco colaboradores y mantenerse al margen del resto del equipo de trabajo. 

Si te interesa ser un experto en la personalidad de la gente y colaborar con las empresas, extrayendo el talento de sus empleados, puedes estudiar Psicología y dedicarte a que la gente explote su potencial positivo.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.