Noticias

5 cosas negativas que tu perfil de LinkedIn puede decir de ti

      
Piensa cómo puedes ayudar a las empresas a crecer y cómo lo podrías comunicar de manera diferente en tu LinkedIn
Piensa cómo puedes ayudar a las empresas a crecer y cómo lo podrías comunicar de manera diferente en tu LinkedIn
  • Lo más importante es que tu perfil de LinkedIn deje claras tus fortalezas y qué puedes aportar a las empresas.
  • Procura demostrar que eres un apasionado de tu trabajo y que has sido una pieza clave para alcanzar grandes resultados.
  • Si no tienes foto de perfil y tu descripción dice “estoy buscando trabajo”, no estás dando una buena imagen.

LinkedIn puede ser una herramienta poderosa para buscar trabajo, establecer conexiones con profesionales de tu industria o para crear tu marca personal, pero ten en cuenta que puede mostrar también una parte negativa de ti.

El uso que le das a la red social laboral es un reflejo no solo de tu perfil profesional, sino de cómo eres personalmente. Un empleador puede ver a través de tu actividad comportamientos y características de las que no eres consciente. Estas son cinco aspectos negativos que LinkedIn puede revelar sobre ti:

No te apasiona tu trabajo

Las palabras que usas para describir tu trabajo dejan claro si te gusta realmente o no. Y no nos referimos solo a términos como “aburrido”, “pasivo” o “monótono” (que deberías evitar a toda costa): el entusiasmo y la energía con la que comunicas tu profesión revela si te sientes conectado con lo que haces.

Cuando lees el perfil de LinkedIn de una persona realmente comprometida e ilusionada con su trabajo, te das cuenta de ello. Hacen que, a través de las palabras adecuadas, parezca el mejor empleo del mundo.

Inserta tu Currículum y apúntate a cientos de empleos

Regístrate gratis

No conoces tus fortalezas

En tu página de LinkedIn necesitas mostrar qué te diferencia de otros candidatos, qué hace que tu perfil sea sorprendente, quién eres y qué has hecho en tu vida laboral. Cuando un reclutador lee tu perfil tiene que quedarse con tus puntos fuertes. Destácalos aunque dejes otros fuera; así demostrarás que conoces tus mejores bazas y que no eres un candidato del montón.

Piensa cómo puedes ayudar a las empresas a crecer y cómo lo podrías comunicar de manera diferente a cualquier otra persona en el planeta. Un truco para definir tus fortalezas es anotar las cosas que te convierten en la persona que eres: tu cultura, tus logros, tus relaciones, tus fracasos, tu familia. Luego conecta los puntos y pregúntate cómo todo esto te ha convertido en un trabajador con mucho que aportar.

Te estás escondiendo

Entre 530 millones de usuarios activos, un perfil sin foto es prácticamente inexistente. ¿No tienes puesta una foto? Entonces te estás escondiendo. No esperes que las empresas u otros profesionales se paren a conocer más de ti.

Muestra que eres importante con una foto adecuada: de frente, sonriendo, con ropa decente… Recuerda que LinkedIn es una red profesional, no una app de citas.

No sabes lo que buscas

Un error muy común en la red social de empleo es encabezar tu perfil con una frase como “en busca de oportunidades” o “buscando trabajo”. Tu perfil no tiene que centrarse en tus carencias, sino en tus fortalezas. Tu estado debería dar una idea clara de quién eres como profesional y por qué deberían contratarte. Es decir, por qué eres único y valioso.

Tu trabajo no aportó nada

¿Has descrito tus tareas laborales de manera telegráfica?  Los empleadores pensarán que realizabas esas tareas sin ningún tipo de entusiasmo y, lo peor de todo, es que no ayudaste a las empresas a progresar. Asegúrate de que explicas qué impacto tuvo tu trabajo en la organización. En otras palabras, céntrate en los resultados para que las empresas entiendan que eres un profesional valioso.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.