Noticias

¿Aprendemos cuando nos equivocamos?

      
El sentido del humor es una forma de saber que has aprendido a admitir tus errores
El sentido del humor es una forma de saber que has aprendido a admitir tus errores
  • Equivocarse no es sinónimo de fracasar: es una forma de mejorar para situaciones futuras.
  • Admitir tus propios errores no es sencillo, pero es el único camino para aprender de ellos.
  • Ten paciencia y procura ver tus equivocaciones desde diferentes perspectivas para abordar la situación.

Habrás oído millones de veces que “de los errores se aprende”, pero ¿qué hay de cierto en esa afirmación? En realidad solo aprendemos de nuestros errores cuando los admitimos. En cuanto empiezas a culpar a otras personas, por ejemplo, a tus compañeros de trabajo, te alejas de aprender una lección para futuras ocasiones. Admitir un error, no ya en público sino a ti mismo, es el requisito para que aprender sea posible.

Pero por diferentes razones admitir equivocaciones nos resulta difícil, sobre todo cuando se trata de errores complejos. Desde pequeños, los exámenes del colegio nos enseñan que equivocarse es sinónimo de fracasar, cuando en realidad es parte importante de alcanzar el éxito.

Esta es la razón por la que mucha gente abandona sus metas. Sin embargo, es lógico que cuanto mayores sean tus ambiciones, mayores obstáculos encuentres en el camino. Para superarlos es esencial saber aprender de tus fallos.

Inserta tu Currículum y apúntate a cientos de empleos

Regístrate gratis

Cómo enfrentarse a errores complejos

Cuanto mayor sea el fallo, más nos costará reconocerlo. No queremos admitir que nuestro error puede haber afectado a otras personas y que puede haber tirado por la borda horas y horas de trabajo. La clave para resolverlo es ser paciente. No hay nada peor que actuar inmediatamente con lo primero que se te ocurra. De hecho, es probable que acabes culpando a otro o que lo estropees aún más.

La única forma de obtener un entendimiento objetivo de lo que ha pasado es comparar diferentes perspectivas. Cuando intentas comprender tus propios errores deberías ponerte en el papel de otros.

De hecho, hablarlo con otra persona es lo mejor que puedes hacer. Aunque nadie te haya visto borrar el disco duro de tu jefe por error, hablarlo con alguien de confianza te dará el beneficio de su experiencia. Quizás otro compañero ha cometido alguna vez un error similar y conoce la manera más adecuada de abordar el problema.

Confianza y sentido del humor

Otro factor fundamental para enfrentarte a tus propios fallos es mantener la confianza en ti mismo. Es normal que después de estrellar el coche de tu amigo pongas en duda tus habilidades como conductor, pero debes superar tu inseguridad. La mejor forma de hacerlo es estudiar equivocaciones similares del pasado y practicar para las situaciones a las que probablemente te enfrentarás. También querrás estar informado de cómo tus amigos y compañeros de trabajo han superado situaciones similares o incluso más graves.

El sentido del humor es una forma de saber que has aprendido a admitir tus errores. Te llevará un tiempo, pero progresivamente verás el lado cómico de lo que ha pasado. Cuando tus amigos te cuentan historias de sus deslices, te ríes, ¿verdad? Aprende a reírte también de tus propios errores y sabrás que los has aceptado. Alcanzar este punto de vista es muy importante para evitar futuras equivocaciones.

En conclusión, la lección es que, aunque equivocarse es inevitable, puedes aprender de ello para aplicarlo en el futuro.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.