Noticias

Si quieres bajar de peso no cometas estos errores en la oficina

           Autor: Agustina Ciancio
Si quieres bajar de peso no cometas estos errores en la oficina.
Si quieres bajar de peso no cometas estos errores en la oficina.  |  Fuente: Shutterstock

Aumentar de peso es uno de los efectos negativos de permanecer largas horas sentado, una postura que no puedes evitar cuando trabajas en una oficina. Sin embrago, existen pequeñas acciones diarias que sirven para acompañar las rutinas de gimnasio o dietas, incluso actuarán sobre tu organismo aunque no tomes medidas concretas. Presta atención a los errores que no debes cometer en la oficina si quieres bajar de peso e impleméntalos en tu próxima jornada laboral.

Saltear el desayuno

Seguramente lo escuchaste un millón de veces pero vale la pena recordarlo: el desayuno es la comida más importante del día y salteártelo te privará de la energía necesaria para afrontar tu día. Para compensar la falta, recurrirás a snacks que podrían ganarte algo de peso si se trata de chocolates o dulces aislados. Llévate colaciones de fruta, almendras, cereales o gelatina para estar preparado en caso de que tengas un antojo.

Almorzar en el escritorio

Independientemente del tipo de comida que elijas para el almuerzo, no la ingieras en tu escritorio o perderás la atención necesaria para mantener un ritmo adecuado. Tienes que ver lo que estás comiendo para masticar más lentamente, siendo consciente de que te tomas un tiempo especialmente para almorzar en lugar de realizar esta acción en segundo plano mientras pulsas teclas.

Ingerir carbohidratos

Porciones moderadas y bajas encarbohidratos son las más propicias para bajar de peso, procurando incluir algunas verduras crudas. El colorido del plato es sinónimo de salud porque indica que hay varios nutrientes relacionándose. La pasta o la pizza generan cansancio o aturdimiento por la tarde disminuyendo tu productividad y alentándote a devorar un snack para inyectar la energía que te falta.

Permanecer sentado más de 90 minutos seguidos

Establece un temporizador en tu móvil cada 60 o 90 minutos que te recuerde cambiar de posición, pararte o hacer una pequeña rutina de ejercicios. Beber mucha agua es una técnica infalible no solo para mantenerse hidratado sino para levantarte de tu silla camino al baño. Trata de moverte entre 5 y 8 veces al día anotando tu progreso semanal para realizar un seguimiento.

Evitar las escaleras

Sustituir el ascensor por las escaleras es una tarea que no dará resultado a menos que tengas una voluntad de acero. Te cansarás en dos días si no sigues un plan de acción paulatino, especialmente si trabajas después del tercer piso. En su lugar, enchúfate a tus audífonos y sube dos escaleras al día al ritmo de la música sin temor a ser visto porque la mayoría de las personas utilizan el ascensor.

Esperar la llegada a tu casa para hacer ejercicio

Procura realizar una serie de ejercicios mientras estás en tu silla, nadie los notará porque estarán inmersos en sus ordenadores. Primero párate con la espalda muy recta y baja tu silla una pulgada para fingir que te sentaste. Será como hacer una sentadilla en el aire por cortos segundos, además de turnar las piernas para levantarlas rectas en caso de que tu escritorio sea alto. También puedes respirar profundamente para disminuir la frecuencia cardíaca y mejorar tu salud, alejando el estrés.

¿Buscas nuevos retos laborales?

Encuentra las mejores ofertas de empleo


Tags:
Agustina Ciancio

Agustina Ciancio

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, inclinada hacia la búsqueda de oportunidades para fomentar la ciudadanía informada.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.