Noticias

Los emprendedores del futuro se formarán en Bootcamps

           Autor: Sara Rivero
Los emprendedores del futuro se formarán en Bootcamps.
Los emprendedores del futuro se formarán en Bootcamps.  |  Fuente: Shutterstock

Originalmente, el término Bootcamp refiere a un tipo de entrenamiento deportivo militar de alta intensidad con el que se puede alcanzar una mejora del acondicionamiento físico en cortos períodos de tiempo. Desde hace algunos años estos programas se han popularizado en diferentes regiones del mundo, llevando sus duras rutinas de entrenamiento a prácticamente cualquier rincón del planeta. Además, el término se ha aplicado también al ámbito educativo.

En educación un Bootcamp representa un curso intensivo de aproximadamente tres o cuatro meses en el que se busca transmitir los conocimientos fundamentales de una temática específica. El objetivo fundamental de estos programas es formar profesionales capacitados para satisfacer las demandas del mercado laboral y resolver las necesidades de las empresas logrando que los profesionales ingresen a posiciones destacadas con formaciones breves, que respecto a las carreras universitarias se presentan como más ágiles y atractivas.

Quizá los más conocidos son los Coding Bootcamp y Bootcamps de Programación, en los que se transmiten conocimientos de Tecnología para cubrir las demandas de profesionales que resultan más escasos en el mercado, pero en realidad estos programas intensivos pueden aplicarse a prácticamente todas las áreas.

 

Bootcamps de emprendimiento

Los Bootcamps pueden aportar grandes beneficios a los emprendedores, si este método se utiliza para formarlos. De hecho, algunas de las universidades más importantes del mundo ya cuentan con Bootcamps para emprendedores, que funcionan como incubadoras de negocio en las que sus alumnos pueden dar rienda suelta a su proyecto aprovechando el respaldo del centro.

En líneas generales podemos decir que los Bootcamps para emprendedores son de gran utilidad para fomentar el desarrollo de ideas de negocio innovadoras, y brindar a los futuros empresarios la formación necesaria para emprender en el mundo digital. Sin embargo, su principal logro es el de reducir la tasa de fracaso y abandono tan común en este campo, transmitiendo las herramientas necesarias para saber cómo enfrentar y superar las diferentes crisis que pueden surgir a lo largo del proceso.

Además, en países donde la conciliación entre vida familiar y educativa o laboral es un problema, este tipo de programas podría causar una gran diferencia. Por sus propias características, estos prometen ser breves e intensos, por lo que no se requerirán más de tres o cuatro meses para adquirir una formación esencialmente práctica y útil para acceder al mercado laboral.

En la actualidad los emprendedores se forman a ensayo y error, pero si estos programas proliferan, y se comienza a educar de manera formal a este tipo de trabajadores, podemos afirmar que los emprendedores del futuro definitivamente se formarán en Bootcamps.


¿Por qué participar en un Bootcamp?

Con la intención de acercarnos más a la realidad de los egresados de este tipo de programas, y conocer de primera mano los aportes que un Bootcamp puede brindar a estudiantes con diferentes intereses y objetivos, contactamos con graduados de Bootcamps de Diseño UI/UX en Ironhack para escuchar sus opiniones.

Isabel Morell, Luis Nagel, Guillermo Simon y Héctor Calaza son los profesionales que hemos entrevistado. Todos ellos se desempeñan como Diseñadores UI/UX en diversas empresas, y manifiestan la utilidad de su formación para acceder al empleo que poseen en la actualidad, al tiempo que recomiendan a otros estudiantes aprovechar este tipo de programas para capacitarse en las áreas del futuro.

En líneas generales estos profesionales consideran que la participación en el Bootcamp de Ironhack les permitió obtener una nueva visión del mundo digital, pero no cualquier visión, sino la que buscan las empresas. En palabras de Guillermo Simon, estos programas permiten conocer “el nivel de trabajo requerido para trabajar en una empresa real, hasta la mentalidad que hay que tener a la hora de afrontar proyectos o situaciones complicadas”.

Esto, sumado a las posibilidades de Networking con colegas que ofrecen estos programas, hace que el acceso al mercado laboral sea mucho más sencillo. La gran ventaja en este aspecto es que, teóricamente, estos profesionales son capaces de trabajar en todo tipo de empresas: desde start ups hasta empresas con departamento específico para todo lo referente al UI/UX design, o como consultores para empresas y marcas de todo tipo.

Frecuentemente se remarcan las diferencias entre las carreras universitarias y estos tipos de formación con programas más condensados y una menor carga de conceptos teóricos. Al respecto, Luis Nagel expresa su preferencia por este formato: “Normalmente en otros tipos de educación te dan un título y una base teórica, pero falta ese aprendizaje de los errores propios. Por eso, de la universidad pasas a ser becario y desde un Bootcamp empiezas a trabajar directamente, aunque sea como junior”.




Tags:
Sara Rivero

Sara Rivero

Uruguaya. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de la República, Community Manager y Periodista. Entusiasta, apasionada de la buena escritura y amante de los libros.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.