Noticias

Ventajas e inconvenientes de trabajar en empresas de nueva constitución

           Autor: Agustina Ciancio
 Ventajas e inconvenientes de trabajar en empresas de nueva constitución.
Ventajas e inconvenientes de trabajar en empresas de nueva constitución.  |  Fuente: Shutterstock

Una vez acabada tu carrera, es el momento de comenzar tu vida laboral y poner en práctica todo lo aprendido. Pero, cuando de un primer trabajo se trata, ¿qué es mejor para ti? ¿Empezar en una empresa clásica y más jerarquizada o en una startup con–normalmente- más procesos por definir y mejorar? Te contamos cuáles son las ventajas e inconvenientes de trabajar en una empresa de nueva constitución.

Las startups son empresas de nueva constitución que se centran en satisfacer una necesidad con un producto o servicio de perfil o raíz digital. Por el contrario, las compañías más grandes y asentadas en el mercado suelen ofrecer varias líneas de producto o servicios a la vez, para lo que cuentan con diversos equipos de trabajo especializados.

En las startups, adquirir nuevas competencias bajo el método ‘learning by doing’ (en español, aprender haciendo), puede aportarte un perfil más completo y polivalente y la probabilidad de ascender y progresar en tu carrera profesional de manera más rápida.

En el otro extremo, la mayor incertidumbre a la que están expuestas las empresas de reciente creación y quizá menores incentivos laborales que se hayan podido ganar con años de trayectoria, pueden hacer que tu decisión se decante en mayor medida por una compañía más tradicional, conocida y jerarquizada, donde podrás especializarte en un área concreta, con una jornada fija y unas condiciones más estables.

La dimensión, estructura organizativa y filosofía laboral entre las empresas de nueva constitución y las instaladas en la industria suelen ser diferentes. Sin embargo, ambas opciones tienen una serie de ventajas y desventajas que deberás considerar.

Por qué trabajar en empresas de nueva constitución

Las necesidades de una empresa tradicional frente a una startup o empresa de nueva creación son distintas y, por ello, también lo es su organización. Mientras que las compañías asentadas se caracterizan por estar divididas en áreas o departamentos especializados jerarquizados compuestos por diversos perfiles, las empresas de reciente creación tienen una estructura más horizontal donde abundan perfiles digitales, analíticos y resolutivos que colaboran entre sí en espacios disruptivos o a través de plataformas de co-trabajo.

 Desarrollarse en uno u otro escenario puede marcar la diferencia. Algunas de las ventajas de trabajar en una startup son las siguientes:

Experiencia

El trabajo en equipo en espacios creativos donde mesas de ping-pong -al estilo de las empresas de Silicon Valley- conviven con vuestro día a día laboral incrementa la motivación. Esto, junto a la filosofía del trabajo colaborativo y la profesionalidad de los perfiles, fomenta el esfuerzo y la mejora continua.

Polivalencia

La polivalencia es uno de los fuertes en las empresas de reciente creación, donde la dimensión y las características de los trabajadores les llevan a pensar en una sola dirección: conseguir resultados.

Grandes responsabilidades

La menor jerarquía hace que cada miembro del equipo deba asumir una serie de responsabilidades que, de otra forma, no asumiría. Un factor con el que aprenderás a presentar propuestas, pensar de manera estratégica y trabajar por objetivos.

Contactos

Formar parte de una startup te permitirá ser parte de un pequeño equipo de expertos digitales. Contactos que podrán serte útiles para trabajos futuros y, por qué no, en tu propio proyecto.

Flexibilidad

Las empresas de nueva constitución suelen apostar por nuevas formas de co-trabajo como el teletrabajo, gracias al que podrás interactuar con el resto del equipo desde cualquier lugar del mundo y disfrutar de unos horarios flexibles basados en objetivos.

Inconvenientes de trabajar en startups

Pero no todo son ventajas. El estrés, la cantidad de trabajo frente al tamaño reducido del equipo y los ingresos en ocasiones basados en objetivos y supeditados a los ingresos, son algunos de los inconvenientes que deberás plantearte antes de tomar la decisión.

La jornada de trabajo

La alta implicación de los trabajadores con el proyecto, el ascenso con base en la meritocracia y la supeditación a los objetivos y no tanto a las horas, fomentan que las jornadas de trabajo tiendan a ser superiores a las existentes en las empresas tradicionales.

Falta de especialización

Ejercer diversas tareas a la par puede dificultar tu especialización en un ámbito concreto, afectando a tu empleabilidad futura. Y es que en el mercado existen diversos tipos de entidades en función de su tipología de servicios, ubicación y estructura.

Sueldo y beneficios sociales

Formar parte de una empresa que está dando sus primeros pasos hará que tu sueldo pueda no ser tan alto como en una consolidada o que, a veces, se ejecute en forma de acciones.

Si quieres conocer todo sobre ellas, es importante acudir a las fuentes de información empresarial correctas. Información desde los que podrás conocer el tamaño, estructura y equipo que posee cada una. Una vez hayas decidido en qué tipo de organización te gustaría trabajar, puedes consultar los procesos abiertos de selección por actividad, nivel de ingresos de cada compañía o ubicación.

Encuentra las mejores ofertas de empleo

para jóvenes como tú


Tags:
Agustina Ciancio

Agustina Ciancio

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, inclinada hacia la búsqueda de oportunidades para fomentar la ciudadanía informada.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.