Noticias

Jefes y empleados: relaciones tóxicas

           Autor: María Moreno Sierra
Jefes y empleados: relaciones tóxicas
Jefes y empleados: relaciones tóxicas  |  Fuente: Shutterstock

Hay personas buenas, profesionales y capacitadas que no son capaces de progresar en la empresa debido a las diferencias con sus superiores. La mala relación con el jefe puede hacer que odies tu trabajo, llegando también a presentar cuadros de ansiedad, fatiga, insomnio, estrés o baja autoestima. Si no dejas los problemas en la oficina, puede que también se vea perjudicada tu vida personal y familiar.

Según un estudio de Gallup, el 70% de los trabajadores que dimiten toman la decisión debido a la mala relación con su superior inmediato. La búsqueda de empleo, en estos casos, se centra no solo en el sueldo, sino en las relaciones con los futuros compañeros y los jefes. Estamos hablando de que esta es la primera causa de renuncia, mucho antes que el sueldo, las horas extra, el trabajo precario o la imposibilidad de ascensos.

Otra investigación de Otto Walter también apunta a que "6 de cada 10 empleados españoles no confían en su jefe", un aspecto bastante grave, ya que tiene consecuencias directas con el nivel de productividad y el índice de beneficios. Un 33% de los empleados se queja de que no son escuchados por sus superiores, mientras que los empresarios afirman que es muy difícil encontrar trabajadores comprometidos.

Debido a la situación socio-laboral en la que nos encontramos, no recomiendo que te rindas y te lances de cabeza al paro, ya que no se sabe cuánto tiempo tardarás en encontrar un nuevo empleo. En lugar de eso, prueba a mejorar la relación con tu jefe.

  • Aunque nunca faltando el respeto ni dejando ver que no tiene ni idea, puedes dar alguna opinión aunque sea contraria a la aportación del jefe. Recuerda que la asertividad siempre es el camino adecuado. Estar de acuerdo en todo y ser su perrito faldero nunca hará que te respete.
  • Muy positivas serán tus aportaciones, siempre que sean creativas, útiles y certeras. Además de favorecer la relación con el jefe, mejorará los beneficios de la empresa, por lo que ganarás doblemente
  • Comunícate con él siempre que tengas una duda o problema. Tampoco está de más que convoques una reunión para que te explique exactamente qué espera de ti en el día a día. De esta manera, ambos sabréis vuestras funciones, responsabilidades y derechos. Además, es muy positivo que le cuentes las soluciones a todos esos inconvenientes que vayas encontrando, ya que te hará ver como un profesional útil y proactivo.
  • También puede servir que practiques la empatía. Quizás pienses que tu jefe es un cascarrabias, y haber entregado el proyecto una hora tarde no es para tanto. Sin embargo, debes ponerte en su lugar, ya que seguramente él también tendrá gente que le presione.
  • Debes recordar que el jefe no es tu amigo y nunca lo será, por lo que deberás trabajar en una relación de respeto y profesionalidad. Los chistes, las bromas y los chascarrillos quedan totalmente fuera de lugar. Tampoco trates de caerle bien. El jefe te querrá a su lado por tu productividad, no por tus hobbies o tus intereses.

 



Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.