Noticias

Tripofobia: qué es y cómo se combate

      
La tripofobia es una de las fobias más extendidas en los últimos años
La tripofobia es una de las fobias más extendidas en los últimos años
  • La tripofobia no es una fobia registrada en el Manual de Diagnóstico de Trastornos Mentales y sin embargo está bastante extendida.
  • El término tripofobia es de acuñación reciente y proviene del griego "trypo" que significa perforación.
  • Los psicólogos creen que esta fobia podría estar relacionada con nuestro ser más primitivo y animal.

Tripofobia, ¿has oído alguna vez este término? ¿Sabes bien a qué se refiere? Aunque no figure en el diccionario de la RAE podríamos decir que su definición oficial es la del miedo o repulsión que provocan las figuras que contengan hoyos o perforaciones muy pequeños y juntos.

Aunque no está incluida en los manuales de enfermedades mentales lo cierto es que son muchas las personas que aseguran sufrirla. Un panal de abejas o un hormiguero pueden suponer algo traumático para las personas que la sufren.

Aunque el término tripofobia es bastante reciente (se acuñó en 2005) da nombre a una fobia que los especialistas aseguran que viene de hace mucho tiempo. Los psicólogos aseguran que, al contrario que otras fobias, esta no responde a traumas del pasado o cuestiones culturales como en otros casos. Según ellos, la tripofobia sería una respuesta instintiva de nuestro cerebro al sentirse amenazado o repelido por algo.

Seguro que te estás preguntando cómo es posible. La realidad es que esto conecta con esa parte animal que aún queda en el cerebro humano, la parte más instintiva. Los animales más venenosos y peligrosos a menudo presentan en su piel o morfología patrones de manchas y perforaciones como los que provocan la llamada tripofobia. De esta manera, el cerebro al contemplarlos los concibe como una amenaza y te empuja a apartarte de ellos por mera supervivencia.

¿Te has planteado estudiar psicología?

Más info

¿Sabes cuáles son los síntomas que presentan los que tienen esta fobia? La intensidad puede variar dependiendo de la persona y del momento, pero los más habituales suelen ser: ansiedad, palpitaciones, repulsión, asco, opresión en el pecho, sensación de debilidad, náuseas, falta de aire, sudoración y temblores. Como ves a pesar de no estar reconocida aún como fobia en el Manual de Diagnóstico de Trastornos Mentales los síntomas que provoca están muy claros.

¿Y hay alguna forma de superarla? Como ocurre con toda clase de fobias el tratamiento esencial que se aplica es la exposición gradual. Enfrentándose poco a poco a aquello que provoca la fobia se busca neutralizar este efecto negativo. Pero para que sea algo efectivo lo ideal es que quien sufre esa fobia mantenga su atención fijada en aquello que se la provoca durante un tiempo más o menos prolongado. Solo así se consigue que se reduzca el malestar que le causa.

El descubrimiento de esta nueva fobia y su popularización en los últimos años ha hecho que llegue incluso a las pantallas de televisión. En la última temporada de la serie American Horror Story, AHS Cult, una de sus protagonistas sufría esta particular fobia. Sobra decir que a no ser que estés tratando de superar tú también esta fobia lo más recomendable es que evites ver algunas de esas escenas.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.