Noticias

3 consejos de salud para el día a día en la oficina

      
Algunas de las típicas conductas de oficina pueden ser realmente dañinas
Algunas de las típicas conductas de oficina pueden ser realmente dañinas  |  Fuente: Shutterstock
  • Algunos hábitos asociados al trabajo en la oficina pueden ser realmente perjudiciales para la salud.
  • Los trabajadores deben combatir el sedentarismo y cuidarse para prevenir lesiones y problemas de salud.
  • Cuidar la postura, la alimentación y hacer ejercicio durante la jornada laboral es fundamental para cuidar la salud.

¿Trabajas en una oficina? ¿Pasas la mayor parte de tu día sentado haciendo un trabajo monótono? ¿Cuándo llegas a casa no tienes tiempo o energía para dedicarte a hacer ejercicio? Si esta es tu situación, debes saber que puedes cuidarla incluso en la oficina con un poco de voluntad y esfuerzo cada día.

El sedentarismo es uno de los principales causantes de los problemas de salud, en especial de la obesidad, enfermedades como la diabetes y problemas cardiovasculares. Sin embargo, en algunas ocasiones, la rutina hace que muchos estudiantes y trabajadores lleven vidas demasiado sedentarias.

Hacer ejercicio antes o después del horario de oficina puede ser una gran manera de cuidar la salud, mantenerse en forma y prevenir numerosos problemas y enfermedades. El problema es que no todos los trabajadores tienen la energía para ejercitarse al finalizar la jornada laboral y que la compatibilización con otras tareas muchas veces dificulta la práctica adecuada de actividades deportivas.

Por lo tanto, el único camino posible es el de cuidar la salud en la oficina y buscar reducir el impacto que una vida sedentaria puede tener para la  salud.

¿Cómo cuidarse en la oficina? ¡Te damos 3 consejos para que pongas en práctica cada día!

1) Camina

El hecho de tener que trabajar sentado frente a un ordenador no es impedimento para caminar, de hecho, tienes muchas opciones para hacerlo.

Puedes ir a la oficina caminando, u optar por ir al trabajo en bici, en lugar de usar el medio de transporte que usas habitualmente. Si la distancia es demasiado larga y no quieres llegar descuidado a la oficina puedes dejar la caminata para la vuelta a casa.

Además, si cuentas con escaleras en la oficina una buena forma de ejercitarte es subir y bajar las escaleras cada tanto, aunque sea un par de veces en tu horario del almuerzo.

También puedes optar por llevar un almuerzo ligero que puedas comer rápido y dedicar el resto de tus minutos de descanso a caminar por el edificio e incluso salir a recorrer la zona. Sin lugar a dudas, será mucho más productivo que quedarte mirando la pantalla del móvil por 20 minutos.

2) Snacks saludables

La oficina es el sitio ideal para consumir comida basura que no le hace ningún bien a nuestro organismo y, de hecho, puede tener muchas consecuencias si se consume de forma habitual.

Casi sin pensarlo, seguro que siempre tienes algunas galletas dulces o  golosinas escondidas en algún cajón para comer de vez en cuando. Lo mejor es cambiarlos por snacks saludables como frutas o frutos secos, cereales o palomitas de maíz.

3) Cuida tu postura

Con la intención de buscar comodidad, muchas veces usamos las sillas de la oficina de manera incorrecta. Lo ideal es sentarse con los pies totalmente apoyados y la espalda recta, los brazos apoyados y el cuello recto, con el monitor en la misma línea que los ojos, o apenas por debajo.

Si te sientas como debes, reducirás notoriamente el impacto de estar tantas horas sentado y te asegurarás de evitar las posibles lesiones que esto puede generar.

Pon en práctica estos consejos cada día en la oficina, y con simples acciones estarás cuidando tu salud sin casi notarlo.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.