• ¿Quién eres?

Noticias

¿Por qué sufrimos ataques de ansiedad?

           Autor: María Moreno Sierra
¿Por qué sufrimos ataques de ansiedad?
¿Por qué sufrimos ataques de ansiedad?  |  Fuente: Shutterstock

¿Alguna vez has sufrido un ataque de ansiedad? Por regla general, estas crisis vienen acompañadas de un ritmo cardíaco elevado, la sensación de ahogo y pensamientos muy negativos, como el miedo a la muerte o la impresión de estar enloqueciendo.

Científicamente hablando, la crisis de pánico se produce cuando la amígdala se hiperactiva al creer que estamos en peligro. Estos ataques pueden darse sin motivo aparente, aunque normalmente van precedidos por una serie de pensamientos que los desencadenan. ¿Crees que no puedes con todo? ¿Ha ocurrido algún accidente que no has podido evitar? ¿Estás muy estresado/a? ¿Te obsesiona el saber que algún familiar puede enfermar? ¿Tienes un miedo que no te deja avanzar?

Jerónimo Sáiz Ruíz, el jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal y catedrático de la Universidad de Alcalá, cree que los ataques de ansiedad no se han agudizado con la crisis, aunque sí que es cierto que están estrechamente relacionados con el estrés. La pérdida del trabajo y las facturas sin pagar pueden ser un detonante más que justificado.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

Según el doctor Sáiz, son ataques "muy violentos, súbitos, intensos y rápidos". El paciente sufre un enorme malestar general debido al aumento de las palpitaciones, la sudoración excesiva y la sensación de falta de aire y de opresión. La crisis puede ir acompañada de dolores de tripa y de pecho, temblores, náuseas y sensación de mareo, aturdimiento, hormigueo, asfixia y miedo a perder el conocimiento.

Algunas de las personas que han padecido estos ataques también señalan la sensación de irrealidad o despersonalización, además del miedo a perder el control, a volverse loco y a morir.

Es frecuente que estos pacientes crean que están padeciendo una enfermedad física, y no un trastorno psicológico. Por ello, muchos de estos enfermos llegan a los hospitales creyendo que sufren un infarto de miocardio.

El problema más grave deriva en los miedos que estos ataques generan a posteriori, pudiendo originar trastornos de angustia y depresión. Según explica el experto, “el trastorno por crisis de angustia es más frecuente en la mujer que en el hombre y la edad en la que aparece suele ser juvenil, más o menos entre los 18 y los 35 años”.

Es importante enfrentarse a estos ataques con determinación, aprendiendo alguna técnica de relajación y llevando una vida totalmente normal. Los especialistas recomiendan dormir bien, evitar las situaciones de estrés y nunca consumir alcohol ni sustancias estimulantes. Si las crisis continúan, es necesario acudir a un psicólogo para que te ayude a reducir la ansiedad y a superar la enfermedad.

¿Te apasiona el tema?

Estudia Psicología


Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.