Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 
Foto: Universia

El Open Source o código libre nace en 1998 con la fundación del movimiento. Sus 2 creadores proponen una alternativa de negocios en el área de softwares: la creación de códigos libres con una distribución y derechos de edición abierta.

Hoy en día ya ha sido adoptado por grandes empresas como Google, que ha creado un software libre de trabajo a partir de variaciones del sistema operativo Ubuntu, al que ha llamado Goobuntu y ya es utilizado por más del 50% de sus empleados, y ahora puede adaptarse a las escuelas y universidades.

 

¿De qué manera puede adaptarse el open source a la educación?

El código libre puede aplicarse a la educación, precisamente por su ductilidad, que le permite adaptarse y atender a las necesidades de cada centro educativo. Docentes y estudiantes podrán desarrollar programas a través de open source e instalarlo en los ordenadores de ambos, favoreciendo la comunicación entre los colectivos.


Precisamente por disponer los códigos, esto permite a los docentes incentivar a sus estudiantes en la creación de programas que mejoren su experiencia educativa. Asimismo, permite la integración entre alumnos de diferentes disciplinas, y el desarrollo de programas que atiendan a las necesidades de cada tipo de estudio, brindándoles además conocimientos informáticos que más adelante pueden serles útil en sus vidas profesionales.


No sólo genera un mayor vínculo entre educadores y alumnos, sino que además el open source es una gran manera de ahorrar dinero a las instituciones. A través del software libre es posible reducir el coste del soporte técnico y no es necesario abonar las licencias de los programas. Precisamente porque los programas pueden ser desarrollados por estudiantes en el marco de un departamento técnico, la corrección de errores o fallas será más sencilla, económica y eficiente.

 

Software cerrado a libre: claves para la transición

Para poder implementar el software libre en los centros de estudios es necesario considerar 4 puntos clave:


1.    Es necesario tener un propósito claro para llevar a cabo la transición desde los sistemas operativos cerrados a los abiertos.


2.    El proceso de ajuste al open source no es sencillo, por lo que es esencial realizar los cambios de manera lenta y progresiva.


3.    Antes de presentar al estudiantado las herramientas de código libre es importante que el cuerpo docente y los administradores tengan ya incorporados los conocimientos y contenidos.


4.    Antes de la implementación completa es importante realizar pruebas previas con algunos estudiantes para comprobar el funcionamiento.


Antes las dudas o consultas pendientes es bueno contar con un especialista en código abierto que pueda guiar el proceso y ayudar a adaptar a la comunidad educativa al cambio. La paciencia y la determinación permiten reducir los riesgos y aumentar exponencialmente los beneficios del proceso.








Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más