Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 
Banco: stock.xchng

En el 40% de los casos, la enfermedad se manifiesta a través de un cuadro depresivo, en el 33% con trastornos del sueño o disfunción sexual y el 15% de los pacientes que reciben tratamiento, pueden desarrollar conductas adictivas tales como la ludopatía. También se manifiesta a través de temblores, la pérdida de memoria, rigidez en los músculos y falta de estabilidad en la postura.

Los datos fueron revelados por la Federación Española de Parkinson y la Sociedad Española de Neurología en la víspera de la celebración del día mundial de esta enfermedad.

Aunque la enfermedad se presenta cada vez a edad más temprana, suele aparecer a los 60 años y está más presente en hombres que en mujeres. A mediano o largo plazo, conduce a una situación de incapacidad.

Se desconoce cómo prevenirla, cómo curarla y sus causas. Provoca la  degeneración de unas neuronas situadas en el tronco del encéfalo que son las que producen dopamina, un neurotransmisor esencial para controlar los movimientos y la transmisión del impulso nervioso.

En la actualidad, constituye la segunda dolencia neurodegenerativa más frecuente en mayores de 65 años, después del Alzheimer.

Su clásico tratamiento utiliza levodopa sustancia que se transforma en dopamina que genera lo que se conoce como efecto “luna de miel”. Sin embargo, con el paso del tiempo, la respuesta del organismo es cada vez menor y más tardía y el paciente precisa mayor número de dosis.

Otro posible tratamiento pero que requiere de cirugía intracraneal y no funciona bien en todos los casos, es la estimulación cerebral profunda. Implica el implante de electrodos para estimular las regiones perjudicadas y bloquear las señales generadas por los temblores.

Ante el desconocimiento relativo a la enfermedad, se están realizando ensayos clínicos con varios fármacos para ralentizar el desarrollo neuronal de la enfermedad. La investigación con células madre embrionarias, por su parte, se encuentran con barreras en muchos países.




Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más