Noticias

5 maneras de alcanzar más y comprometerte menos

      
Fuente: Shutterstock

Cada vez que asumes una nueva responsabilidad, te comprometes a hacer tu máximo esfuerzo, a dedicarle varias horas y a efectuarlo en tiempo y forma. Por ello, asumir diversas tareas conduce a manejar mucho trabajo y a perder tiempo que deberíamos utilizar para involucrarnos de lleno en otra cosa. Algunas personas, frente a tanto trabajo, dedican horas a organizarlo, a planear estrategias y progresan poco y nada. Aprende cómo alcanzar mayores logos comprometiéndote a menos tareas.

 

 

Lee también:

» 6 pasos para ser extremadamente eficiente 
» Los 6 hábitos de las personas productivas 
» 5 pasos para mejorar el trabajo en equipo 

 

 

Tener una gran lista de tareas no es sinónimo de éxito. Las personas que realmente aportan a sus empresas proceden distinto. Lo que hacen es distinguir cuál es el trabajo más importante para hacer y que les dará mayores resultados. A ese le dan prioridad. Si se encuentran trabajando en ello y otra cosa aparece, evalúan la relación de importancia respecto al actual trabajo. Recién allí están en condiciones de aceptarlo.

 

Cada nuevo proyecto reduce el tiempo que le podrás dedicar a cada uno. Por eso, si reduces la cantidad de responsabilidades, comprometiéndote a menos tareas, podrás contar con más tiempo para dedicarle a uno y alcanzarás mejores resultados. ¿Pero cómo puedes hacer para alcanzar más en tu trabajo?

 

1. Toma un tiempo para decidir

 

Si tienes una jornada laboral muy ajetreada, tal vez accedas a un pedido que te hacen simplemente porque actúas sin pensar. Por eso tómate una pausa y piensa antes de aceptar comprometerte a más cosas. Sácate todas las dudas que tengas respecto al tema, el formato y qué tanto necesitará de ti para llevarlo a cabo. Luego diles que les darás tu respuesta en un par de horas o al día siguiente.

 

2. Diles que “no” enseguida si algo no te convence

 

Si la propuesta no te convence ni te gusta desde el principio, deberás contestar que no lo harás, lo antes posible.  Si dejas pasar el tiempo para contestarle, a pesar de que sabes que tu respuesta será negativa, lo único que conseguirás será que la otra persona se frustre al recibir tu respuesta tardía.  Simplemente basta con que le avises enseguida que te encanta la sugerencia pero que en ese momento te encuentras con muchas responsabilidades y aceptar algo más excede tus posibilidades.

 

3. Prevé los tiempos que el proyecto te supondrá

 

Si la propuesta te atrae, piensa primero los tiempos que deberás dedicarle. Por ejemplo, piensa en si tendrás que armar una presentación, llamar a clientes, investigar, ensayar, contratar gente, entrevistar, alquilar un lugar, comprar equipamiento… lo que sea.

 

4. Analiza tu agenda

 

Sí, no es suficiente mirarla. Debes analizar tu agenda cuidadosamente, haciendo cálculos de los eventos, reuniones y compromisos que ya tienes pautados y ver si tienes o no espacio en tu calendario para realizar algo nuevo. Si el proyecto realmente te parece interesante y productivo, pero no tienes tiempo, deberás considerar volver a negociar tus actuales compromisos para cambiar las fechas límites de entrega. Intercambia, pero no superpongas.  

 

5. Asegúrate de que sepan de antemano cuál será tu rol

 

Al explicarles desde el comienzo qué rol jugarás en el nuevo proyecto te asegurarás de que sepan qué esperar de ti, y qué cosas delegarle a otra persona. Si aceptan, procede a agregar los nuevos compromisos a tu agenda. De este modo tendrás una buena organización y sabrás siempre qué es lo próximo para hacer y con qué tiempos cuentas.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.