Noticias

Las mayores causas de desmotivación laboral

      
Los datos revelan una alta tasa de desmotivación en los trabajadores.

No es ninguna novedad que un trabajador motivado resulta mucho más efectivo para la empresa que uno que no lo está. A pesar de eso, parece evidente que muchos directivos no saben estimular correctamente a sus empleados. Hagamos un repaso de los factores que más causan la desmotivación laboral. Un reciente estudio ha revelado que el empleado motivado cuenta con un 88% más de efectividad que el que no lo está. A pesar de esto, los datos apuntan a que apenas un 30% de los asalariados está comprometido con su trabajo y un 20% directamente lo detesta.

¿Cuáles son las causas de estas preocupantes cifras de desmotivación? Las principales son estas:

1. La inseguridad laboral. No tener el puesto asegurado es un elemento altamente desmotivador, al contrario de lo que muchos puedan pensar. Este hecho distrae gravemente al trabajador, que necesita un mínimo de estabilidad para poder rendir correctamente.

2. La falta de dirección. El empleado debe tener claro el rumbo que sigue la empresa y lo que se espera de él, esto le ayuda a saber hacia dónde tiene que encauzar sus esfuerzos para recibir estímulos positivos que refuercen su autoconfianza.

3.Falta de confianza en la dirección. Un trabajador que no cree en las habilidades de sus jefes o de su empresa para triunfar, es imposible que pueda estar motivado. Si cree que sus superiores no están preparados no le será fácil centrarse en su trabajo.

4. El "micromanagement". Es una práctica habitual que aborda los problemas de un equipo por partes, por personas, sin gestionar la cuestión de manera global. Esto potencia la apatía de los empleados ante los conflictos.

5. La falta de futuro laboral. Esta es una de las grandes causas de desmotivación. Un empleado que no ve posibilidades de ascender en su empresa, difícilmente puede trabajar motivado.

6. La falta de percepción del valor del trabajo. Si una persona no percibe que su trabajo aporta algún tipo de valor a la empresa o al futuro de la misma, puede terminar con la moral minada.

7. La ausencia de consecuencias. A la mayoría le gusta pensar que una mala acción o un resultado negativo debería conllevar un castigo. Cuando esto no ocurre, desaparecen los estímulos para evitar errores.

8. Los rumores. La falta de comunicación tiene un enorme poder desestabilizante.

9. Mal ambiente laboral. Un ambiente de trabajo turbio o con compañeros desagradables servirá para acrecentar los sentimientos negativos del empleado.

10. La falta de apoyo. La frustración se puede apoderar del empleado que recibe un encargo pero no los recursos o la autoridad necesaria para llevarlo a cabo.

11. La falta de recompensa. Además del salario, un “gracias” o un “buen trabajo” a tiempo pueden servir para atajar los primeros síntomas de la desmotivación.

12. El aburrimiento. Cuando el trabajador no se entretiene o inspira con su trabajo, es muy fácil que se desmotive muy pronto.

Los directivos deberían tener muy en cuenta estos factores, pues lo más importante de las empresas es el capital humano con el que cuentan. Si los empleados están contentos, motivados y satisfechos, multiplicarán sus esfuerzos por mejorar en su labor. La correcta gestión del equipo es una habilidad crucial en un jefe.

Fuentes: Ministerio de Economía y Competitividad, Mastermas.com


    Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.