¿Está creciendo la investigación universitaria en España?

A pesar de los desafíos, la actividad I+D+i continúa creciendo y generando nuevos hallazgos

La actividad investigadora debe ser uno de los factores clave para la evolución de la Universidad
La actividad investigadora debe ser uno de los factores clave para la evolución de la Universidad


A pesar de todos los desafíos a los que debe enfrentarse la Universidad en España, esta ha conseguido un volumen de 1.320 millones de euros, a través de la actividad investigadora, a lo largo de 2016.

Esto supone un aumento de 53 millones respecto al 2016 y demuestra la efectividad de ciertas iniciativas relacionadas con la investigación universitaria, a pesar de la reducción del gasto y la escasez de recursos con la que han lidiado.

CURSO DE FORMACIÓN SUPERIOR EN GESTIÓN DE CALIDAD MEDIOAMBIENTAL ISO 14001

Más información

Datos recogidos en el informe 'I+TC 2016'

El informe recoge los datos que demuestran el aumento de los ingresos generados por la investigación universitaria y la transferencia de conocimiento.

Tras el estudio, han concluido que parte de este crecimiento se debe a que la contratación privada e I+D+i creció levemente y equilibró los escasos recursos obtenidos de fuentes públicas.

A pesar de los buenos resultados, no dudan en destacar que el gasto público en investigación universitaria cayó un 5,5% y que esto puede comprometer el futuro de la Universidad en España, además de contribuir a que la actividad investigadora siga perdiendo relevancia en el ámbito educativo.

Afortunadamente, y en contraste a los datos económicos, la producción científica mantiene un ritmo creciente, con casi 68.000 artículos publicados en diferentes plataformas y el incremento de las tesis leídas.

Este aumento se traduce en el ámbito laboral, con una mayor presencia de PDI (Personal Docente Investigador).

Por el lado contrario, y a pesar del aumento de las publicaciones científicas, el número de patentes ha caído llamativamente, en parte, en relación al incumplimiento de los requisitos expuestos por ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación).

También ha sido menor la participación del personal docente en proyectos de investigación, a pesar del aumento de las plantillas mencionado anteriormente. Los profesionales achacan este problema a la carga lectiva y administrativa que deben cumplir los profesores en la Universidad, desde la llegada del Plan Bolonia.

Conclusiones

Por tanto, y tras los debates surgidos en la reunión anual, la Universidad en España se enfrenta a dos grandes retos para manejar su actividad investigadora y su compromiso con el fomento del I+D+i:

¿Cómo serán las universidades en 2030?

Así cambiarán los métodos de enseñanza, los exámenes y el rol de los profesores en los próximos años.

Regístrate y descubre la Universidad del futuro