Noticias

5 motivos para apuntarse a un curso de verano

      
Invierte parte de tu tiempo libre en vivir nuevas experiencias formativas
Invierte parte de tu tiempo libre en vivir nuevas experiencias formativas
  • En verano hay tiempo para todo: aprovecha para descansar, pero también para seguir formándote.
  • Te damos varias razones por las que este verano deberías realizar algún curso que te ayude con tu especialización.
  • Puedes aprovechar para realizar este curso en otra ciudad y, de paso, conocer un sitio nuevo y otra universidad.

El verano está a la vuelta de la esquina y es momento de plantearse a qué nos podemos dedicar estas próximas semanas de vacaciones.

Además de para descansar, viajar e ir a la playa, el verano también es el tiempo idóneo para realizar algún curso que mejore tus conocimientos o, por otro lado, te ayude a indagar sobre especialidades o posibles orientaciones para tu formación de posgrado.

Si no acabas de estar muy convencido de renunciar a pasar todo el verano en la hamaca, estos son 5 motivos por los que puedes dedicar algunas semanas a un curso de verano:

1. Siempre es buen momento para aprender algo nuevo

Si algo debes de tener claro para tu futuro profesión, es que nunca debes dejar de dedicar tiempo a tu aprendizaje y a obtener conocimientos nuevos.

Por ello, un curso de verano es perfecto para indagar en esa materia que se te resiste o simplemente descubrir una faceta nueva con la que aprender y disfrutar.

2. Mejorar competencias

¿Necesitas mejorar tu nivel de idiomas? ¿Siempre has querido aprender a manejar Photoshop con mejor destreza? ¿Quieres mejorar tu lado creativo?

Con los cursos de verano puedes intentar mejorar ciertas competencias que creas que pueden servirte para mejorar tu CV, tener un perfil profesional más completo y manejar herramientas que te sirvan para mejorar tu productividad y eficiencia.

CURSO TÉCNICO SUPERIOR DE GOOGLE ANALYTICS

Más información

3. Networking

Los cursos de verano son idóneos para ampliar tu red de contactos y conocer a estudiantes y profesionales con las mismas inquietudes que tú.

Además, según el tipo de curso, las universidades suelen diseñar los programas de verano contando con profesionales referentes que imparten seminarios o clases magistrales, por lo que puedes conocer a expertos que te ayuden a decidir especialización o preguntarles sobre su desarrollo profesional.

4. Descubrir nuevos ámbitos de estudio

Si estás llegando al final de tus cursos de grado y no tienes muy claro qué especialización es la más adecuada para tus objetivos profesionales o quieres descubrir nuevas vías formativas que completen tu CV, los cursos de verano son la respuesta.

Emplea este tipo de formación para descubrir áreas de trabajo, especializaciones laborales o nuevos perfiles profesionales, muy demandados por las empresas del futuro.

5. Disfrutar de una experiencia enriquecedora

Desecha la idea de que un curso de verano es alargar tus días en la universidad y que es igual que ir a clase durante el curso.

Tómate esta experiencia como una forma de aprender algo nuevo de forma diferente.

Además, puedes aprovechar para asistir a los cursos de verano de otro centro universitario y, con ello, conocer a otros docentes, relacionarte con nuevos compañeros e, incluso, pasar unas semanas fuera de casa, si decides matricularte en un curso fuera de tu ciudad.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.