• ¿Quién eres?

Noticias

Reducir el fracaso universitario es posible gracias al Big Data

      
Nuestra actividad diaria se transforma en información y datos numéricos muy útiles para anticipar soluciones
Nuestra actividad diaria se transforma en información y datos numéricos muy útiles para anticipar soluciones
  • Optimizar el rendimiento de la Universidad es posible gracias al Big Data, aplicándolo en el ámbito académico y estratégico.
  • La revolución de los datos masivos ha creado el entorno idóneo para ofrecer educación a la carta y adaptada a las necesidades de los estudiantes.
  • Los expedientes académicos, las encuestas de calidad docente o el reparto presupuestario contienen información no explorada, pero más accesible gracias a las nuevas tecnologías.

El tiempo es uno de los factores que siempre juega en nuestra contra, sobre todo en un contexto digital, donde la aceleración de los cambios y las innovaciones se suceden a un ritmo vertiginoso.

Mientras la era digital acelera el paso, el sistema educativo aún mantiene algunas metodologías planteadas en épocas pasadas que deben dar paso a las formas de aprender actuales. 

La transformación digital también ofrece tecnologías y métodos que ayudan a que las instituciones puedan seguir el ritmo marcado y, en este caso, el Big Data se presenta como una fuente de análisis eficaz y rentable.

La eficacia de los datos

Si aún quedan dudas sobre la utilidad del Big Data, el experto en el tema y editor de la revista The Economist, Kenneth Cukier, se ha encargado de difundir cómo la educación puede aprovechar los datos para anticiparse a los problemas y mejorar su calidad formativa.

Cukier menciona la utilidad de saber exactamente en qué lecciones se detienen los estudiantes, qué lecturas consultan más veces o cuáles son los contenidos que menos interés generan para aprender de estos datos y modificar los contenidos y temarios de acuerdo a las necesidades de los estudiantes. El docente puede, por ejemplo, preparar material extra para los conceptos más consultados o conocer qué temas presentan mayor dificultad y necesitan un tratamiento de contenido más extenso o cercano.

El caso de la Universidad de Arizona

¿Cómo cambiaría la educación si los profesores supieran cómo responde cada alumno ante las materias? Esto es lo que probó la U. de Arizona y se ejemplifica con las clases de matemáticas por ordenador.

El centro ha creado un software con el que los alumnos trabajan en clase y donde se recoge gran cantidad de información sobre cada estudiante: notas, habilidades, en qué duda, tiempo que invierte en resolver prácticas…

Con todos estos datos, la profesora Irene Bloom recibe información extra con la que analizar el progreso de sus alumnos y personalizar los recursos para cada estudiante, según las dificultades que tenga o el ritmo al que avance.

Por tanto, los datos han permitido a la profesora analizar el aprendizaje de cada alumno, intervenir en su evolución y ofrecer una tutorización completamente personalizada.

En general, el uso de este software ha supuesto un aumento del 13% en la tasa de éxito de los alumnos y una reducción del 54% de la tasa de abandono de los estudios, demostrando que la inversión en tecnologías que procesan y analizan datos favorece la calidad de la enseñanza y facilita el aprendizaje adaptativo.

 

 

Learning Analytics

Es el nombre con el que se conoce el sofisticado sistema con el que los profesionales de la Universidad tienen la capacidad de acceder y analizar el proceso de aprendizaje de los estudiantes.

Este método permite prevenir el fracaso académico, recibiendo un feedback en tiempo real de la situación y evolución de cada alumno y actuando a tiempo, de manera que se consiga que el estudiante supere las materias con éxito.

Esto conlleva que los alumnos reciban mejores recursos, más adaptados a su perfil y vean que el sistema educativo está comprometido con su objetivo educativo.

Ahora el problema reside en la inversión que supone implementar estas nuevas tecnologías para los centros. Siguiendo con el caso de la U. de Arizona, el efectivo software supone un coste mensual de 100 dólares por alumno.

¿Qué barreras deben superar las nuevas tecnologías para incorporarse en la educación universitaria?

¿Qué barreras deben superar las nuevas tecnologías para incorporarse en la educación universitaria?

Las nuevas tecnologías deben integrarse con coherencia, visibilizando las ventajas y facilidades que ofrece a docentes y estudiantes y facilitando la creación de una educación accesible y global.

 

¡Descárgate esta infografía y descubre las barreras de las nuevas tecnologías!



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.