• ¿Quién eres?

Noticias

¿Cómo organizar mi tiempo de estudio de manera eficiente?

      
Lo importante no es la cantidad de horas, sino la calidad del tiempo invertido
Lo importante no es la cantidad de horas, sino la calidad del tiempo invertido
  • Una organización acorde al tiempo disponible y a las actividades a realizar es la clave para comenzar con buen pie.

  • Sigue estas recomendaciones para sacar más provecho a tu tiempo de estudio y rendir mejor.

  • La disciplina que alcances con tus tareas te será muy útil en tu vida laboral, y para trabajar bajo presión.

Cuando comienza la cuenta atrás para la temporada de exámenes parece que el tiempo pasa más deprisa, y se nos echa encima.

Queremos abarcar más en las mismas horas, y la tensión y el cansancio comienzan a afectar a nuestro rendimiento.

Los milagros no existen, pero una buena organización del tiempo de estudio puede ser crucial para tener éxito.

Huye de la procrastinación

Aunque creas que tienes tiempo de sobra, comienza tus jornadas de estudio con bastante antelación a la época de exámenes.

Hazte un plan semanal, de manera que todos los días dediques un tiempo al estudio y a preparar el material que necesitas para cada asignatura.

Organización

Una organización previa te ayudará a ser más eficiente y repartir el tiempo de forma lógica.

Cuando te pongas a estudiar, no ordenes tus apuntes o empieces a buscar la información que te falte. El tiempo de estudio debes dedicarlo a leer, hacer resúmenes y resolver las dudas que te puedan surgir.

Si te basas en el cumplimiento de un programa, será más difícil que caigas en la multitarea, o que el reparto de tiempo sea desigual.

Sé estricto con el cumplimiento de tu programa, y modifícalo si ves que pasan los días y no cumples los objetivos marcados.

7 claves para estudiar: tener un método y concentrarte

Descúbrelas aquí

Espacio idóneo

Tan importante es el cómo, como el dónde estudiar. Así que prepara un sitio donde tengas todo lo que necesitas.

Créate un espacio de trabajo con el material básico para el estudio, y donde haya pocas distracciones.

Intenta elegir un sitio silencioso y bien iluminado que incentivará tu concentración.

Si estudias en la biblioteca: organiza tu mochila con el material que vayas a necesitar para tu jornada y para cumplir las tareas asignadas.

Interrupciones

Mirar el móvil cada vez que pasas de hoja, ponerte a contestar un mail en medio de una tarea,… son malos hábitos que perjudicarán tu estudio y nivel de concentración.

Usa el método Pomodoro, o cualquier otra técnica de estudio, con la que te obligues a concentrarte durante un período de tiempo y a realizar solo una tarea.

Coherencia en el reparto de las tareas

Cuando llegan los exámenes nos creemos superhéroes y que vamos a poder hacer frente a jornadas maratonianas de estudio, y recuperar el tiempo perdido.

Sé consciente de tu rendimiento y reparte el tiempo y las tareas de forma lógica y realista.

No es sano dedicar 12 horas un día porque has estado dos días sin hacer nada. Además, a mitad de esas intensas jornadas, el cansancio se hará presente e irás rindiendo menos.

Descansar y desconectar

Tan importante es ser disciplinado durante las horas de trabajo, como dedicar tiempo a desconectar y descansar.

Pasea y practica deporte para relajar tu cuerpo y mente.

Aprovecha un día soleado para repasar tus lecturas al aire libre. Un cambio de escenario para actividades más distendidas, te ayudará a rendir mejor.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.