Noticias

Enfermeros: cómo hacer un buen currículum

           Autor: Agustina Ciancio
 Enfermeros: cómo hacer un buen currículum.
Enfermeros: cómo hacer un buen currículum.  |  Fuente: Shutterstock

Los empleos de enfermería se caracterizan por el cuidado calificado a terceros y aunque cada persona tiene distintas condiciones que lo hacen más o menos propicios para esta profesión, todos los enfermeros con licencia poseen certificaciones similares e iguales conocimientos. Por esta razón, es imprescindible que busques factores que te destaquen sobre el resto para conseguir trabajo de enfermero por primera vez o cambiar tu antiguo empleo. La presentación es el primer ítem al cual debes atender para generar el impacto deseado, de modo que la clave es hacer un buen currículum de enfermería. Aplica nuestros consejos y amplía las posibilidades de recibir la llamada telefónica que tanto esperas.

Encuentra las mejores ofertas de empleo

Más info

Formato del currículum de enfermería

Los enfermeros se desempeñan en ambientes acelerados que requieren ceñirse al protocolo manteniendo estrictas normas de saneamiento por la naturaleza de la profesión. Refleja estos valores en tu currículum escogiendo un formato simple cuyos datos se expongan en sentido cronológico inverso focalizándose en tus licencias y experiencia. Deja espacio en blanco entre cada bloque de información con subtítulos bien distribuidos, expresados en tipografía clásica y legible. Ten en cuenta que los centros de salud reciben decenas de currículums al día, de modo que debes identificar el tuyo guardándolo en formato PDF con tu nombre.

Colegiación de enfermeros

En España es obligatorio colegiarse para ejercer la profesión de enfermero, igual que en la mayoría de los países. Tanto si buscas trabajo aquí como en el exterior, procura que tu número de licencia esté visible junto a tu nombre porque ahorras tiempo al reclutador para saber si cumples con el requisito indispensable. En caso de que estés solicitando trabajo en otro rincón del mundo y aún no estés colegiado en ese país, destaca en el currículum que estás tramitándola.

Experiencia y cursos

Como en cualquier área profesional, es fundamental que detalles tu experiencia en trabajos anteriores como el número de camas en el centro, la unidad donde te desempeñabas como pediatría, operaciones, cuidados intensivos o urgencias y las tareas específicas que realizabas. Los recién graduados o estudiantes avanzados que aún no poseen experiencia, deberán resaltar sus cursos – incluyendo idiomas o programas informáticos-, ofrecer el promedio de calificaciones cuando sea superior a la media y añadir los programas de voluntariado, las pasantías o el trabajo honorario que desarrollaron.

Conocimientos de enfermería

Aprovecha la sección de experiencia para resaltar tus conocimientos o incluso puedes crear un aparatado visual en forma de cuadro que detalle idoneidad en aspectos como:

  • Métodos terapéuticos.
  • Curaciones.
  • Aplicación de inyecciones o vacunas (especialmente si no tienes referencias laborales).
  • Extracción de muestras de distintas índoles.
  • Software empelado en clínicas.
  • Alimentación por sonda.
  • Traqueotomía
  • Primeros auxilios.
  • Preparación del paciente para realizarse estudios.
  • Baño de pacientes en cama.
  • Cualquier especialidad que hayas adquirido en tu anterior trabajo o que te hayas destacado durante las prácticas en la carrera.

Habilidades de los enfermeros

Las subespecialidades de este campo implican que los reclutadores precisen determinar si tienes las habilidades indicadas para cubrir el puesto vacante. Trata de compaginar tus habilidades con las que se solicitan en la descripción de la oferta, porque tanto los programas de categorización de currículums como los propios reclutadores buscan la coincidencia de términos en palabras clave. Las más comunes en esta área son la comunicación verbal y la escucha para relacionarse con el cuerpo médico pero también con el paciente, la rapidez para actuar frente a situaciones inesperadas, la confidencialidad sobre datos sensibles, la creatividad para simplificar procedimientos dolorosos o complejos y por supuesto, la empatía para comprender qué está sintiendo la persona atendida.

Disponibilidad horaria de enfermeros

Estás cansado de escuchar que la enfermería es un empleo de 24 horas, pero no puedes escapar a esta realidad cuando trabajas en guardias o en centros de salud por turnos. Es difícil compatibilizar la vida personal con la atención en hospitales, aunque no imposible: las personas que se dedican a la enfermería suelen disfrutar de su trabajo cuando ven resultados positivos en la evolución de los pacientes. Si bien la profesión ofrece múltiples satisfacciones, no es el único aspecto de tu vida y deberías señalarlo sutilmente en el currículum adelantándote a horarios eternos. Agrega tus horas de disponibilidad para facilitar el trabajo del reclutador, evitando malos ratos en la entrevista laboral cuando aplicas para un puesto general que no especificó una jornada en su publicación.

Hobbies ideales para enfermeros

Existe una discrepancia entre añadir o no los hobbies en el currículum. Suele ser bien visto en profesiones creativas o desestructuradas como diseñador gráfico, publicista o comunicador pero también puede aportar frescura a currículums en áreas más tradicionales. Opcionalmente, en el caso de la enfermería te proponemos que pruebes la mención de hobbies que desprendan cualidades necesarias en un profesional de la salud, siempre y cuando realmente los practiques porque podrías encontrarte con un experto de ese pasatiempo durante la entrevista y quedarías en evidencia.

Jardinería: es un pasatiempo ideal para un enfermero porque demuestra tu poder de cuidado para lograr resultados evolutivos, realizando una analogía entre un paciente y una planta florecida. Requiere paciencia y delicadeza, además de ser desestresante luego de haber pasado una jornada entera rodeada de personas enfermas, ansiosas o preocupadas.

Deporte: no solo se relaciona con la salud, sino que mejora el estado de ánimo liberando hormonas de la felicidad después  de haber trabajado con niños nerviosos por sus inyecciones, pacientes en estado grave o hasta cientos de papeleos administrativos que requieren mucha atención por tratarse de datos sensibles. El deporte te mantiene en buena forma física para hacer fuerza con algunos pacientes, pero además refleja tus dotes de liderazgo como capitán en tu equipo y en tu trabajo.

Yoga: aprendes a tranquilizarte luego de haber pasado horas encerrado en un ambiente acelerado por naturaleza y hasta puedes transmitirle esta calma a los pacientes e incluso enseñarles técnicas de respiración para procedimientos dolorosos. También mejora tu inmunidad, un detalle que no es menor si tienes en cuenta que tu ambiente laboral es propicio a los gérmenes.

Encuentra las mejores ofertas de empleo

Más info


Tags:
Agustina Ciancio

Agustina Ciancio

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, inclinada hacia la búsqueda de oportunidades para fomentar la ciudadanía informada.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.