Noticias

Supera el síndrome postvacacional con estos 10 sencillos consejos

           Autor: María Moreno Sierra
Supera el síndrome postvacacional con estos 10 sencillos consejos
Supera el síndrome postvacacional con estos 10 sencillos consejos  |  Fuente: Shutterstock

El síndrome postvacacional es un estado que dura entre 10 y 14 días y suele afectar a las personas menores de 45 años. También es bastante frecuente en los niños, los estudiantes y los maestros, los cuales deben volver a su rutina diaria después de unas largas vacaciones. Septiembre siempre es un mes duro, así que es el momento de prepararte para volver a clase con toda la fuerza y la energía necesaria. Aprende con estos trucos cómo superar el síndrome postvacacional antes de empezar la universidad.

Los expertos se han puesto de acuerdo en que lo mejor es prevenir. El síndrome postvacacional surge al no haber sabido llevar a cabo de forma correcta la transición entre las vacaciones y la rutina diaria, por lo que lo mejor en estos casos es comenzar a hacernos a la idea unos días antes de comenzar las clases. Si aún estás a tiempo, lee los 10 consejos que te ayudarán a evitar el síndrome postvacacional.

Si tu cuerpo ya presenta decaimiento generalizado, fatiga, somnolencia, falta de apetito, tristeza, nerviosismo, dolores musculares, irritabilidad, etc., ya es demasiado tarde para prevenir, pero todavía puedes superar el síndrome postvacacional con determinación y paciencia.

10 consejos para superar el síndrome postvacacional

  1. El descanso: fundamental es dormir adecuadamente. Procura descansar ocho horas al día y establecer unas rutinas. Levántate siempre a la misma hora y no trasnoches mucho, al menos hasta que notes que los síntomas derivados del síndrome postvacacional remiten.
  2. La alimentación: también debes seguir una dieta sana y equilibrada. Olvídate de los azúcares, las grasas y los productos procesados, ya que solamente te agudizarán la sensación de fatiga y cansancio. Aunque no tengas mucha hambre, procura tomar frutas y verduras de forma diaria.
  3. Piensa en positivo: no veas la universidad como una sala de tortura, sino como la posibilidad de aprender, crecer como persona y reencontrarte con antiguos compañeros. En fundamental que elimines de tu mente todos los pensamientos negativos, y solamente te centres en el bien que el estudio hará en tu vida.
  4. Permanece en el presente: seguro que ahora mismo estás leyendo este post y pensando en la avalancha de trabajos que se te vienen encima. Con el nuevo curso llegan las asignaturas más complicadas, los ensayos más exigentes, las prácticas profesionales... Permanece en el presente y no adelantes acontecimientos, ya que esto solamente te generará una sensación de vacío, ansiedad y estrés.
  5. Deja de pensar en el pasado: tampoco es bueno que te pases las horas pensando en lo bien que lo pasaste en vacaciones, lo a gusto que estuviste en la playa o todo lo que te divertiste en el pueblo. Ya es septiembre, por lo que tendrás que centrarte en lo que realmente importa.
  6. Innova: todavía las clases no han empezado demasiado fuerte, así que tienes algo de tiempo para disfrutar con los tuyos. Aprovecha para salir a comer con los compañeros, comienza esa tarea que nunca te animas a hacer o lee el libro para el que nunca tienes tiempo.
  7. Amplía tu agenda: ¿Siempre quisiste aprender a cocinar o a bailar? Si lo que quieres es saber restaurar, conocer un nuevo idioma o comenzar a hacer ejercicio, apúntate a clases. Ahora tienes tiempo libre, y el mantener la mente ocupada hará que el síndrome postvacacional desaparezca. Ya no tendrás que esperar a las vacaciones para disfrutar, ya que tendrás este momento especial para ti en mitad de la semana y durante todo el curso.
  8. Planea tu tiempo libre: las vacaciones se han acabado, pero esto no quiere decir que tengas que pasarte las tardes y los fines de semana recluido en casa. Organiza escapadas de fin de semana, cenas con amigos... Cualquier cosa servirá para romper con la monotonía.
  9. Quien mucho abarca...: una vez en clase, no intentes abarcar mucho los primeros días. Tómate la primera semana como una toma de contacto, conociendo a los profesores y haciendo un mapa mental del panorama al que te deberás enfrentar.
  10. Organízate: compra una agenda y comienza desde el primer día a organizarte, así no procrastinarás ni te sentirás abrumado por las tareas pendientes. Deja que tu mente descanse y permite que la agenda sea la encargada de recordarte todo lo demás.


Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.