Noticias

Aprende a sentarte correctamente mientras estudias para evitar dolores de espalda

           Autor: María Moreno Sierra
Aprende a sentarte correctamente mientras estudias para evitar dolores de espalda
Aprende a sentarte correctamente mientras estudias para evitar dolores de espalda  |  Fuente: Universia

Uno de los principales problemas que padecen los estudiantes son los constantes dolores de espalda, la mayoría de ellos provocados por malas posturas y formas imposibles. Cierto es que los universitarios deben pasar largas jornadas sentados en clase, en la biblioteca y en casa, pero siguiendo los siguientes consejos, conseguiréis superar el año sin nudos ni contracturas.

Lo primero que tenemos que hacer es aprender a sentarnos correctamente, apoyando los isquiones (según la RAE: "hueso que en los mamíferos adultos se une al ilion y al pubis para formar el hueso innominado, y constituye la parte posterior de este"). La espalda debe permanecer levemente arqueada, los hombros ligeramente hacia atrás y la cabeza recta. Lo mejor en estos casos es dejar los pies en el suelo y las rodillas en un ángulo de 90 grados. Siempre debe evitarse el cruzar las piernas y el sentarse sobre ellas.

La posición, sin embargo, varía para todos aquellos que estudien con un ordenador, ya que estos alumnos tendrán que situar la pantalla a unos 55 centímetros de la cara y en línea recta para evitar girar el cuerpo. El teclado es otro elemento a considerar. Procura situarlo a unos 10 centímetros del borde del escritorio, una distancia que te permitirá apoyar las muñecas y escribir con más facilidad. Para lograr una postura idónea, coloca el brazo y el antebrazo en un ángulo de 90 grados.

Fundamental es también establecer descansos periódicos cada media hora. En este tiempo puedes aprovechar para ir al baño, comer algo o caminar, así activarás la circulación de las piernas y evitarás la desagradable sensación de cansancio y entumecimiento. Reserva unos segundos para hacer ejercicios musculares en la silla, realizando movimientos de cabeza, brazos, manos y hombros.

Lo que suele comenzar como un cansancio prolongado, un entumecimiento de las articulaciones o una leve molestia, puede convertirse en una contractura. Estas contracciones continuadas e involuntarias de los músculos pueden provocar dolores intensos en la zona, los cuales solamente remitirán con reposo, masajes y tratamientos especiales.

¡No hagas del estudio un sufrimiento! Aprende a sentarte correctamente y goza de una salud de hierro.

¿Te animas a estudiar fisioterapia?

Más info


Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.