Cervantes, dramaturgo

A pocos autores se les relaciona tanto con una de sus obras como al darmaturgo Miguel de Cervantes, el Quijote es incluso más famosa que su propio creador

Cervantes, dramaturgo.
Cervantes, dramaturgo.  |  Fuente: Otras Instituciones


Pero el de Alcalá habría pasado a la Historia de nuestra literatura, sin duda en un plano más secundario, por otros libros suyos, especialmente el de las Novelas ejemplares (1613), en cuyo prólogo presume de haber sido “el primero que he novelado en lengua castellana, que las muchas novelas que en ella andan impresas, todas son traducidas de lenguas extranjeras, y éstas son mías propias, no imitadas ni hurtadas…”.

Miguel de Cervantes fue asimismo un dramaturgo frustrado. Antes de acabar el siglo XVI escribió, con no demasiado éxito, La gran Turquesca, La batalla naval, La Jerusalén, La Amaranta, El bosque amoroso, La bizarra Arsinda, El trato de Constantinopla y muerte de Selim… y varias piezas más, todas ellas perdidas; de hecho, de ese periodo solo conservamos Los tratos de Argel y La Numancia.

En 1615 dio a la imprenta sus Ocho comedias y ocho entremeses nuevos, nunca representados, para los que, en efecto, no había encontrado quien se interesase en subirlos a las tablas, “y así las arrinconé en un cofre y las consagré y condené al perpetuo silencio” durante años. Ahí estaban Los baños de Argel, El rufián dichoso, La gran sultana, Pedro de Urdemalas…, entre las comedias; y entre los entremeses, La elección de los alcaldes de Daganzo, La cueva de Salamanca, El viejo celoso, El retablo de las maravillas…

Todos esos textos teatrales del gran autor del Quijote, merecedores sin duda de un redescubrimiento, están disponibles, libre y gratuitamente, en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, en un portal en el que, además de la obra completa del manco de Lepanto, se ofrecen estudios, imágenes, documentos audiovisuales, aplicaciones para dispositivos móviles y otros muchos contenidos.

¿Te interesa estudiar bibliotecología?

Conoce la oferta de grados y posgrados