Noticias

Design Thinking en el aula: qué es y cómo aplicarlo

           Autor: Sara Rivero
Design Thinking en el aula: qué es y cómo aplicarlo.
Design Thinking en el aula: qué es y cómo aplicarlo.  |  Fuente: Shutterstock

El mundo necesita emprendedores, la educación renovarse y los docentes aprender las técnicas necesarias para formar a los trabajadores del mañana. Los sistemas  educativos actuales no logran conseguir estos objetivos, por lo que deben comenzar a utilizar recursos de otras disciplinas para lograr este cambio. El Design Thinking o pensamiento de diseño es una de estas herramientas, cuya aplicación en el aula promete formar estudiantes más creativos e innovadores.



¿Qué es el Design Thinking?

Algunos dirán que es un método, una técnica, otros lo entienden como una filosofía de vida. Lo cierto es que esta metodología creada por primera vez de forma teórica en la Universidad de Stanford durante la década de los 70 es cada vez más aplicada en empresas y negocios de todo tipo.

En líneas generales podríamos decir que el Design Thinking o pensamiento de diseño permite desarrollar nuevos negocios, productos, servicios o procesos de forma creativa e innovadora. Esto ocurre pues gracias a este sistema la capacidad creativa se libera, y las decisiones son tomadas analizando las necesidades de las personas que utilizarán lo que se desea diseñar, por lo que cierto porcentaje de su éxito puede asegurarse desde la misma fase de creación.

Si bien surge en el campo del Diseño Gráfico, esta herramienta puede aplicarse a cualquier problema, pues parte de necesidades humanas para conseguir soluciones más creativas y efectivas.

¿Te interesa el Design Thinking?

¡Fórmate en el área!


¿Por qué hay que aplicarlo a la educación?

Durante años se ha dicho que los niños son como esponjas, que absorben todo lo que se les enseñan y gracias a la memoria logran aprender prácticamente todo. Con esta excusa la educación se ha centrado en sistemas mnemotécnicos, que limitan la creatividad y fomentan el pensamiento uniforme.

Queremos crear emprendedores, pero en las aulas en las que estos se forman el sistema es obsoleto y todo lo opuesto a innovador. Profesores que hablan, alumnos que escuchan y repiten en sus hogares lo aprendido, pero que no tienen la capacidad de controlar su proceso de aprendizaje.

El Design Thinking puede llevar a las aulas la innovación que estas necesitan, y de hecho, docentes de las mejores universidades de todo el mundo ya comenzaron a capacitarse para conocer cómo emplear los beneficios que el diseño de pensamiento puede aportar a sus estudiantes.

¿Por qué tenemos que aplicar el Design Thinking a la educación? Porque este método se basa en el pensamiento lógico, la creatividad, la colaboración, la empatía y el aprendizaje a través del error. Porque con este método el rol del alumno cambiaría desde la duda (“¿Puedo hacerlo?”) hacia la certeza (¡Puedo hacerlo y lo haré!).



¿Qué beneficios puede traer para los estudiantes?

Si bien hasta el momento no se conocen investigaciones o estudios concretos que demuestren los efectos del diseño de pensamiento en los estudiantes, experimentos que comprueben la mejora en el rendimiento de quienes fueron enseñados con ese método, o planes educativos que consideren a esta como una técnica a aplicar, podríamos asegurar que esta metodología es positiva para los estudiantes pues les permite controlar su propia educación. Práctica y activa, esta técnica promete que los alumnos ya no serán simples oyentes, sino que tendrán voz dentro del aula.

Pero además, por su propia orientación hacia la resolución de problemas y la creatividad, el Design Thinking puede hacer que los alumnos:

  • Se comprometan con su trabajo en el aula.
  • Se interesen y preocupen por su proceso de aprendizaje.
  • Se conviertan en solucionadores de problemas.
  • Se desarrollen como personas empáticas y comprensivas.
  • Sean capaces de esforzarse para obtener sus objetivos
  • Logren aprender a trabajar en equipo en busca de un fin común.



¿Cómo pueden aplicarlo los docentes?

El Design Thinking se separa en 5 fases, identificadas cada una por una palabra guía:

Fase 1)  Descubrir: ¿A qué desafío me enfrento? ¿Cómo debo enfrentarme a este reto?

Fase 2) Interpretar: ¿Cómo interpreto lo que aprendí?

Fase 3) Idear: ¿Qué debo hacer? ¿Qué opciones tengo? ¿Cuál será mi plan de acción?

Fase 4) Experimentar: ¿Cuál es el mejor camino para lograr mi meta?

Fase 5) Evolucionar: ¿Hasta dónde puedo llegar? ¿Qué más puedo lograr?

Para cada una de estas etapas existirán técnicas específicas o recursos educativos que los docentes puedan usar. Pero a nivel general, si quieren fomentar el pensamiento de diseño en sus estudiantes para lograr que estos sean más creativos e innovadores la mejor técnica que pueden usar es el Brainstorming o la lluvia de ideas.

Un buen ejemplo sería pedir a los estudiantes que imaginen diferentes usos para un objeto, como por ejemplo un ladrillo. Este ejercicio hará que la creatividad se ejercite, pero además que se preste más atención a las opiniones de los compañeros para no repetir ideas. Si al juego se agrega un objetivo numérico (mencionar en total 50 usos posibles), además se incentivará el trabajo en equipo.

Estas estrategias puntuales deben realizarse con cierta periodicidad, pero al mismo tiempo aplicarse cada día. Ante un ejercicio de Matemáticas buscar las diferentes soluciones a un mismo problema, ante el relato de un hecho histórico mencionar las diferentes causas que pudieron causarlo u otros acontecimientos similares, etc. La creatividad debe ejercitarse cada día, pues solo de este modo la forma de pensar e idear soluciones realmente cambiará de forma definitiva.

¿Te interesa el Design Thinking?

¡Fórmate en el área!


Tags:
Sara Rivero

Sara Rivero

Uruguaya. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de la República, Community Manager y Periodista. Entusiasta, apasionada de la buena escritura y amante de los libros.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.