• ¿Quién eres?

Noticias

¿Qué pueden hacer las universidades para fomentar el emprendimiento en los estudiantes?

      
¿Qué pueden hacer las universidades para fomentar el emprendimiento en los estudiantes?
¿Qué pueden hacer las universidades para fomentar el emprendimiento en los estudiantes?  |  Fuente: Shutterstock

La combinación de la audacia de la juventud, el espíritu aventurero y las ganas de explorar nuevos horizontes tanto académicos como laborales, combinados con las innumerables ventajas de emprender un negocio propio hacen que la mayor parte de los universitarios desee crea su propia empresa al culminar los estudios formales o incluso durante el transcurso de la carrera.

En el Reino Unido, la cuarta parte de los estudiantes universitarios maneja la posibilidad de generar un emprendimiento propio al culminar los estudios, de acuerdo a los datos revelados por una investigación de la filial local del Banco Santander. Sin embargo, la realidad demuestra que solo el 10% continúa con esa idea al culminar la universidad, demostrando así que en el transcurso de la carrera la motivación inicial se fue diluyendo hasta desaparecer.

En su investigación, Santander también consultó a los jóvenes acerca del respaldo recibido por parte de la universidad como apoyo a esa postura emprendedora. Más de un tercio de los entrevistados calificaron el apoyo y la información ofrecida por la universidad como “buena”, pero indicando que podría ser mejor.

Pero ¿Qué pueden ofrecer las universidades a los estudiantes para ayudarlos a emprender? ¿Qué deberían hacer? ¿Generar planes específicos? ¿Dotarlos de los conocimientos necesarios para iniciar un negocio, independientemente de la carrera elegida? La respuesta, en realidad, dependerá de cada centro y lo que espere del futuro profesional de sus egresados. De todos modos, resulta impensable concebir a una universidad actual sin un –por lo menos- ligero tratamiento del mundo del emprendedurismo o las cualidades de un buen emprendedor. Considerando la realidad actual, todo centro educativo debería intentar acercarse a la modalidad de empleo que sin lugar a dudas se convertirá en la dominante durante los próximos años.

La mayor parte de los centros educativos considera a sus egresados solo al momento de medir las tasas de egreso de la institución, considerando como profesionales en ejercicio únicamente a aquellos que se desempeñan en un empleo formal de manera dependiente. Quienes deciden poner en marcha su propio negocio acostumbran a quedar por fuera de estas estadísticas, generando así un panorama engañoso y poco fiel a la realidad de la inserción laboral que presenta cada centro. Centrarse en las cifras de empleabilidad lleva a los centros a olvidar la importancia de la generación del espíritu empresarial en sus egresados.

Algunas de las universidades más destacadas del mundo intentan revertir esta situación, planteando soluciones específicas. La Universidad de Leeds, por ejemplo, dispone de un plan para que sus estudiantes ocupen un año entero para trabajar en la idea de su negocio, con asesoramiento profesional, espacios físicos para desarrollar el proyecto e incluso establecer oficinas, y un plan de asesoramiento mensual. Por su parte, el University College de Londres creó un centro para la iniciativa empresarial con el que busca asesorar tanto a estudiantes como al público en general que presente interés por la creación de un negocio propio.

En conclusión, podría decirse que centros pioneros del mundo comienzan a tomar medidas para fomentar el emprendedurismo en sus jóvenes, aceptando las tendencias mundiales que celebran la mentalidad emprendedora. Considerando esta tendencia, la decisión de continuar este camino o estancarse en la simple revisión de las cifras de empleabilidad dependerá de cada centro.  



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.