Noticias

Aprender más de un idioma y no morir en el intento

           Autor: Cecilia Gómez
Ser adulto no es un obstáculo para aprender un idioma
Ser adulto no es un obstáculo para aprender un idioma  |  Fuente: Universia

Años atrás se creía que sólo podíamos aprender un idioma a la perfección siendo niños, cuando el cerebro era una especie de esponja que absorbía todo. Mucho tiempo después, los científicos fueron capaces de demostrar que el aprendizaje no está limitado a las edades tempranas, en especial en materia de idiomas. Si te encuentras ya fuera de la escuela, no creas que se ha acabado tu momento para aprender un nuevo idioma.

Considerar estudiar un nuevo idioma suele ser un problema para muchos, en una época en donde el inglés forma parte de nuestra vida tanto como el español, varios aún no se animan a aprender otro idioma. Por miedo a equivocarse, por prejuicios de no aprender como antes, cansancio o incluso porque se prefiere quedarse sólo con los conocimientos básicos. Lo cierto es que aprender un idioma puede ser más práctico que cuando eras pequeño.

Nuestro cerebro tiene la capacidad de cambiar en la medida en que lo ejercitemos. La mente joven, en edades tempranas, tiene la capacidad para recordar más fácilmente. Sin embargo, los años de estudio y de experiencia, permiten que el cerebro tenga nuevos mecanismos para asociar y por lo tanto estudiar. La neuroplasticidad, es una de las ramas encargadas de estudiar la capacidad de nuestro cerebro para cambiar, como también de establecer conexiones neuronales.

¿Qué sucede con el cerebro de un adulto entonces, cuando está aprendiendo idiomas? Luego de varios estudios, la neuroplasticidad ha determinado que los adultos desarrollaban mayor coherencia en la materia blanca, la encargada de conectar las células neuronales. Aprender un idioma resulta más práctico y más beneficioso para nuestro cerebro durante la adultez. Contamos con habilidades metacognitivas, y llevamos adelante el aprendizaje autónomo. Además de ya conocer nuestro cerebro y su forma de asociar, al aprender idiomas ampliamos nuestra “reserva cognitiva”, combatiendo el desgaste del cerebro.

Si estás pensando en aprender alemán, chino mandarín o francés no creas que ya pasó tu tren, con mucha voluntad e intensidad lograrás conseguir tus propósitos. Una de las claves justamente es esa, tener una meta por la cual estudiar un idioma.

Lee también
» 5 webs para aprender idiomas gratis 
» Chino: El idioma del futuro
» Técnicas de estudio para estudiantes avanzados



Tags:
Cecilia Gómez

Cecilia Gómez

Periodista. Fanática. Curiosa. La vida es siempre para adelante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.