Noticias

Publicados los resultados del MIR 2018, ¿y ahora qué?

      
El resultado del MIR es importante para elegir el futuro profesional con antelación
El resultado del MIR es importante para elegir el futuro profesional con antelación  |  Fuente: Shutterstock
  • El resultado de este examen determinará las posibilidades de acceso a una especialidad.
  • Para los estudiantes de Medicina este es un paso crucial de cara al futuro de su carrera.
  • Se obtenga el resultado deseado o no, la vida debe seguir su curso después del MIR.

Durante meses sueñas con ese test, te imaginas lo que podrán preguntarte en cada una de las preguntas que componen al MIR, hasta que prácticamente te quita el sueño. La adrenalina va a mil, porque sabes que en esta prueba te juegas tu futuro.

Estudias todo lo que puedes y más, pensando en la especialidad que tanto te gusta y en que, en definitiva, estás a solo un paso de obtenerla. Te repites una y otra vez que si superaste la residencia podrás también con el examen que le pone fin a tus dudas.

El tiempo pasa y el día llega, das el examen y te sientes satisfecho. Los días continúan pasando y finalmente el Ministerio de Sanidad publica los resultados definitivos del examen... Y lo hiciste, aprobaste.

El pequeño gran problema es que lo que parecía un simple paso para llegar a la especialidad de tus sueños es ahora un enorme abismo.

Existen cerca de 47 especialidades médicas entre las que se puede optar tras pasar un período como Médico Interno Residente (MIR) en un hospital o centro de salud acreditado, y obviamente, tras superar la evaluación que surge de dicho período. Podría pensarse que con tantas especialidades por elegir existen más posibilidades, pero lo cierto es que los candidatos se amontonan en cada una de ellas haciendo que encontrar un cupo para formarse en la especialidad elegida sea un verdadero desafío.

El objetivo de cada uno de los que rinden el MIR es obtener el mayor puntaje posible, para ubicarse en la cima de la lista y poder elegir tanto especialidad como hospital antes que los competidores. Pero a veces, la puntuación no es tan buena como se esperaba, o sí, pero se debe competir contra los demás compañeros que obtuvieron mejores notas. 

Lo cierto es que hay vida después del MIR y, aunque muchas veces parece que este examen es la meta, lo cierto es que implica el transitar por nuevos caminos cargados de un sentimiento en común: incertidumbre por el futuro.

¿Qué hacer si obtienes el resultado esperado?

Si el resultado de tu examen es lo que esperabas y consigues un lugar entre los primeros de la lista y puedes elegir la especialidad que querías, en cierto modo puedes respirar tranquilo. Pero no te confíes del todo, porque esta tranquilidad es pasajera.

Debes saber que el acto de asignación de plazas será el próximo 17 de abril en la sede del Ministerio de Sanidad, en Madrid. Una vez que escojas tu especialidad y tu lugar de trabajo deberás incorporarte a él a partir del 24 de mayo.

Si bien es cierto que lo que buscas es la oportunidad de formarte en tu área, también debes recordar que hay especialidades con mayor salida laboral que otras. Por tanto, deberás apostar por una plaza en la que puedas especializarte, pero además encontrar estabilidad laboral, facilidades para crecer como profesional y la oportunidad para desarrollar tu carrera.

Puede que sientas que llegaste al final del camino, pero en realidad estás a punto de comenzar una nueva aventura para la que es necesario prepararse.

¿Sabes lo que hace un diseñador de órganos?

Descúbrelo en el Portal de Profesiones

¿Qué hacer si tu resultado no es el que esperabas?

Si el resultado no es lo que esperabas, lo primero que debes saber es que no es el fin del mundo. Quizá no es tan malo como creías y todavía te de tiempo de elegir una especialidad. Y si no es así, existen otras formas de aprender.

Puedes dedicarte a preparar tu tesis, postular a una beca de investigación e incluso apostar por formarte en el exterior. Quizá las cosas no salgan como habías planeado, pero enfrentar una encrucijada implica una oportunidad de establecer nuevas metas.

Apuntarse en el ejército y dedicarse a la Medicina Militar o aprovechar para contribuir con una ONG son dos ejemplos de experiencias de utilidad para aquellos que no han encontrado una plaza en la especialidad que desean, pero no por ello planean dejar de aprender.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.