Noticias

10 malos hábitos que te están impidiendo ahorrar

      
Las típicas costumbres que permiten llegar con un extra a fin de mes
Las típicas costumbres que permiten llegar con un extra a fin de mes
  • Mejora tu economía identificando tus gastos superfluos.
  • El ocio y los productos de consumo accesorio suelen ser los principales responsables del vacío de nuestra hucha.
  • Organizar nuestro presupuesto semanal o diario puede dejarnos con una suma considerable al terminar el mes.

A veces notamos que el dinero desaparece de nuestra cartera, tan sólo el hecho de poner un pie en la calle tiene un precio.

Lo más probable es que no estemos prestando atención a ciertos factores que se han convertido en rutina, eliminarlos de nuestro día a día o cambiarlos puede traer mejores resultados para nuestro bolsillo.

A continuación veremos algunas malas prácticas que nos impiden ahorrar y nos quitan la oportunidad de pensar en proyectos personales o profesionales en un futuro próximo.

1-Vivir el día a día

Tanto si tenemos un salario modesto o llegamos holgados a fin de mes, solemos dejar a su suerte a nuestro yo del mañana. Nos aseguramos de cubrir los gastos básicos (vivienda, alimentación, luz y agua) y esa tranquilidad nos impide pensar en que podríamos hacer algunos cambios rutinarios para ahorrar dinero.

2.-Compras impulsivas

Muchas veces —y quizá sin darnos cuenta— somos víctimas de las estrategias del marketing del miedo. Se nos presentan ofertas, gangas o promociones con una pronta fecha de caducidad a las que no podemos decir que no. Es importante pararnos a pensar si de verdad nos hace falta ese producto o servicio en este momento de nuestra vida.

3.-No comparar precios

Tómate sólo una tarde para hacer una lista de los productos habituales de tu compra semanal o mensual (especialmente los que no son de primera necesidad). Ayúdate de internet, de familiares o amigos para informarte de la calidad/precio de artículos similares que podrían darte una sorpresa agradable a fin de mes.

4.- Ocio y vida nocturna

Somos muy propensos al ‘lío’, y quizá un simple tapeo se convierta en una gran noche de disfrute con los amigos. No está nada mal, pero si sales con el dinero justo y dejas la tarjeta en casa, lo más seguro es que te alegres al día siguiente.

Tampoco hay ningún problema en hacerles saber previamente a tus amigos que estás pensando en ahorrar y proponer ir a un sitio menos sofisticado.

5.-Las vacaciones

Siguiendo el hilo del punto anterior, estamos en todo nuestro derecho de disfrutar del tiempo libre que nos hemos ganado con esfuerzo. Pero a veces se nos escapa de las manos y nos mimamos demasiado, dejando otra vez tirado a nuestro yo del mañana, al que le tocará volver al trabajo con un presupuesto más ajustado.

¿Quieres trabajar? Mira qué empresas buscan empleados

Más info

6.- Ingresos extraordinarios

Tanto si es la esperada paga extra o un golpe de azar que nos haga con un plus de dinero este mes, tenemos que pensar qué vamos a hacer con él. Ver nuestra cuenta corriente tan saludable nos ilusiona con ese capricho con el que tanto soñamos. Puede que ahora sea el momento, pero no comprometas otros gastos y termines más endeudado que el mes anterior.

7.- Compras por Internet

A pesar de la comodidad de las nuevas e-commerce, también pueden suponer un peligro para nuestro bolsillo. Es recomendable realizar una lista de necesidades antes de acceder a Internet y no dejarnos llevar por otras ofertas o descuentos de productos que no necesitamos en ese momento.

8.- Compararse con el entorno

Cada cual vive una realidad distinta a los demás. Si por circunstancias varias, las personas de tu entorno suelen gastar más dinero en su vida diaria, no estás obligado a seguirles el ritmo. Vive a tu ritmo, y si es necesario hacerles saber que no estás dispuesto a gastar tanto como ellos, seguro que se puede llegar a una solución

9- Ocasiones especiales

Las cenas de empresa, los cumpleaños, las fiestas del pueblo…Todo aquello de lo que nos acordamos en el último momento e implican nuestra presencia y un desembolso imprevisto. Llevemos un calendario con las fechas realmente importantes y evitemos —siempre que podamos—acudir a eventos sólo por compromiso.

10.-Dejar para mañana lo que puedes hacer hoy

Si de verdad quieres ahorrar, ¡Empieza hoy! Seguro que empezando una planificación de nuestro presupuesto hoy mismo no necesitamos esperar hasta el primer día del mes siguiente para empezar.

En definitiva hay mil maneras de ahorrar y, sobre todo, de evitar los gastos tontos de nuestro día a día. Ese viaje soñado o ese máster al que tanto deseamos acceder puede ser posible con un poco de sacrificio.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.