Noticias

4 películas sobre enfermedades raras para estudiantes de medicina

           Autor: Agustina Ciancio
4 películas sobre enfermedades raras para estudiantes de medicina.
4 películas sobre enfermedades raras para estudiantes de medicina.  |  Fuente: Shutterstock

Existe una amplia variedad de películas que tratan enfermedades humanas, especialmente aquellas relacionadas con el cáncer, el alzhéimer o el párkinson. Sin embargo, el séptimo arte también se encargó de visibilizar enfermedades raras catalogadas como aquellas que sufre una pequeña porción de la población, generalmente aliviadas con tratamientos pero sin cura definitiva. Seleccionamos algunas películas sobre enfermedades raras para estudiantes de medicina, que interesarán además a los psicólogos que trabajan con pacientes crónicos para mitigar las consecuencias anímicas y a los sociólogos que estudian las interacciones humanas.

¿Te interesa la especialidad de enfermedades raras?

Conoce la oferta de grados y posgrados

El hombre elefante (1980)

Interés médico: Síndrome de Proteo

Cuenta la historia real de Joseph Merrick, un hombre inglés que vivió en el siglo XIX y nació con graves deformidades. Se considera uno de los casos más extremos de Síndrome de Proteo que implica un crecimiento de la piel, anomalías en los huesos y tumores en la parte superior del cuerpo. Aún se desconoce cuál es el cromosoma que muta para propiciar la deformación, que recibe su nombre del dios Proteo, capaz de cambiar su forma.

La película se rodó en blanco y cambia el nombre del protagonista a John Merrick, que se muestra como una atracción de circo hasta que es descubierto por un cirujano del hospital de Londres. Con la intención de estudiar la enfermedad que hasta el momento no se había diagnosticado, paga al dueño del circo para llevarse a Merrick. La narración se disputa conflictos éticos entre el paciente forzado, el dueño del circo y el cirujano, al tiempo que se muestra cómo vive una persona marginada por su apariencia física y las consecuencias del síndrome.

El aceite de la vida (1992)

Interés médico: Adrenoleucodistrofia

Otra historia basada en hechos reales que trata la lucha de una familia por mantener vivo a su hijo nacido en 1978, con la mejor calidad de vida posible. Lorenzo Odone es un niño de 5 años que sufre Adrenoleucodistrofia, una enfermedad hereditaria del área endocrinológica que causa muerte prematura por un mal funcionamiento de los órganos así como elevados ácidos grasos. Su exceso daña el cerebro y deteriora las capacidades sensoriales, motoras y del habla. Sus padres recorrieron hospitales con la esperanza de salvarlo, pero la comunidad médica les dio la espalada asegurando que era una enfermedad incurable.

Apelando a la investigación científica, los padres consiguen que un doctor sintetice un medicamento que posteriormente se llamó “El aceite de Lorenzo”, que mezcla cuatro partes de trioleato de glicerol con una parte de trierucato de glicerol. Gracias al efecto de este aceite, Lorenzo logró vivir hasta los 30 años mejorando en un 80% su situación clínica, superando ampliamente las expectativas de la comunidad médica. Aunque está catalogado como un tratamiento experimental, ganó popularidad después de la película y las ganancias que se obtienen del aceite llegan a la fundación Proyecto Mielina, dedicada a la investigación de enfermedades vinculadas con la pérdida de mielina.

El curioso caso de Benjamin Button (2008)

Interés médico: Progeria

Benjamin Button nace en 1918 con la apariencia de un anciano de 80, luego de que su madre muriera en el parto y su padre lo abandonara en un residencial de adultos mayores. El bebé sufre de Progeria, una enfermedad descubierta hacia 1886 que envejece prematuramente a los niños en los dos primeros años de vida. Las características más comunes son un cráneo de gran tamaño, baja estatura, rigidez en las articulaciones y piel seca que propicia las arugas. Aunque la película muestra cómo Benjamin rejuvenece con el paso del tiempo porque realiza un proceso inverso de madurez, las personas que nacen con Progeria tienen una expectativa de vida entre 13 y 20 años aproximadamente y por supuesto, no rejuvenecen sino que el deterioro es progresivo.

La historia basada en un trastorno real pero con una cuota de fantasía, sigue el camino de Benjamin que pasa de la silla de ruedas, a la utilización de muletas y de sus propias piernas, inversamente al proceso natural que experimentan los seres humanos. El foco está en la historia romántica entre Benjamin y Daisy, nieta de una mujer que vive en la residencia de ancianos donde lo adoptaron como hijo. Ambos deberán luchar con el destiempo: mientras Benjamin se quita años, Daisy los agrega.

Los milagros del cielo (2016)

Interés médico: Trastornos de motilidad gastrointestinal

La historia se basa en hechos reales, describiendo cómo Anna Beam -una niña de 10 años que vive con su familia en una granja en Texas- lleva una vida corriente hasta que un día comienza con dolores intensos en el estómago. La hinchazón anormal de la zona preocupa a sus padres cuando se vuelve intolerante a cualquier tipo de alimento. Después de varias visitas médicas, derivaciones y un diagnóstico impreciso, un pediatra especializado en gastroenterología asegura que la niña tiene trastornos de motilidad gastrointestinal, una enfermedad sin cura que consiste en un pseudoobstrucción intestinal.

Alimentándose con una sonda gástrica que peligra su supervivencia a largo plazo y deteriora su calidad de vida, la película muestra el sufrimiento real de la familia Beam como consecuencia paralela. El descuido de sus hermanas por parte de los padres cuando Anna es el centro del hogar, la desesperación de la madre, las penurias económicas del padre para ofrecer el mejor tratamiento posible a su hija, los momentos de depresión infantil que padece Anna y los malabares de un médico que intenta aliviar a una paciente creyendo que no sobrevirará. Es necesario aclarar que se trata de una película cristiana pues la niña se cura milagrosamente al caerse de un árbol y tener una charla con Jesús, según cuenta la propia Anna Beam en varias entrevistas.  Sin embargo, su gran cuota religiosa no impide analizar los síntomas científicos y la psicología implicada en esta historia increíble, que sucedió pocos años atrás.

¿Te interesa la especialidad de enfermedades raras?

Conoce la oferta de grados y posgrados


Tags:
Agustina Ciancio

Agustina Ciancio

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, inclinada hacia la búsqueda de oportunidades para fomentar la ciudadanía informada.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.