Noticias

Patrocinado por

Traductores de inglés jurídico: el encuentro entre leyes y lenguas

      
Traductores de inglés jurídico: el encuentro entre leyes y lenguas
Traductores de inglés jurídico: el encuentro entre leyes y lenguas  |  Fuente: Shutterstock

Entre los juristas hay una anécdota muy conocida que cuenta cómo reflexionaban dos maestros del Derecho español una tarde paseando: “Hoy, lo que hay que hacer es saber inglés” enunció el primero, a lo que el otro replicó: “Lo que hay que saber es Derecho”. En el mundo en que vivimos esta duda ha quedado despejada, el inglés y el Derecho son un matrimonio imposible de separar. Atendiendo a esta enseñanza, INEAF Business School apuesta por obsequiar a los alumnos que se matriculen antes del día 30 de septiembre con un curso de regalo de su elección, entre los que se incluyen dos cursos de inglés para el ámbito jurídico.

Cada vez es más frecuente trabajar con clientes internacionales y enfrentarse a documentación redactada en inglés. Los grandes bufetes incluyen pruebas de idioma en sus procesos de selección y buena parte de la bibliografía está escrita en la lengua de Shakespeare. Por estos motivos, muchos profesionales de las leyes deciden mejorar su inglés jurídico, conscientes de que ser capaces de establecer un puente entre los ordenamientos español y anglosajón les dota de una enorme capacidad de acción. Así surgen los traductores jurídicos, que se encargan de adaptar documentos legales como contratos, escrituras de constitución de sociedades, procesos de demanda, informes legales, poderes notariales, procedimientos judiciales, sentencias y otros muchos documentos.

Los traductores jurídicos son una figura de alta especialización. Como reflexionaban los maestros, estos profesionales tienen un vasto conocimiento legal (en general suelen ser licenciados en Derecho) y un dominio perfecto del inglés, incluyendo las sutilezas y los tecnicismos de la jerga legal. Para llegar a este nivel, es importante especializarse con un curso en inglés jurídico que va más allá del conocimiento básico del idioma, sumergiéndose en las profundidades del vocabulario técnico y en el arte de la Traducción e Interpretación.  

Ésta es una especialidad que requiere, por lo tanto, una doble formación, pero cuya demanda crece día tras día. El inglés jurídico abre las puertas de bufetes en el extranjero, instituciones europeas e internacionales y organismos con sedes en varios países. Una profesión que integra dos ramas tan dispares como el Derecho y las lenguas y que crece día a día a medida que nuestro mundo se hace más global.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.