Noticias

Diez técnicas para sobrevivir a un jefe tóxico

           Autor: Sara Rivero
Diez técnicas para sobrevivir a un jefe tóxico.
Diez técnicas para sobrevivir a un jefe tóxico.  |  Fuente: Shutterstock

Un jefe tóxico es el peor ingrediente para un grupo de trabajo. Aquellos que no saben liderar y que prefieren usar la autoridad antes que los buenos modos tienden a perjudicar a sus empleados, arruinando su autoestima y limitando su crecimiento profesional.

De acuerdo al libro “Nuevo management para dummies” de Ana María Castillo Clavero y Juan Carlos Cubeiro, 4 de cada 10 jefes podrían ser considerados como tóxicos por presentar algunas de estas características negativas.

El mayor problema es que, debido a la autoridad que poseen, estos tipos de jefes acostumbran hacer que la jornada laboral sea un verdadero sufrimiento para sus empleados, haciendo que estos deban ingeniárselas para crear técnicas de supervivencia dentro de la oficina. Puede que lo más lógico para evitar a un jefe tóxico sea huir de las discusiones y alejarse de las provocaciones, buscando el apoyo mutuo de los compañeros que se sientan de la misma forma, pero cuando esto no funciona y la renuncia no es una opción, es necesario encontrar estrategias que permitan sobrellevar mejor el día a día.

En esta nota te dejamos 10 ejemplos de técnicas que puedes emplear con este objetivo, y que te ayudarán a sobrevivir a un jefe tóxico:

1) Recuerda que no es algo personal, que no es contra ti. Un jefe tóxico es de la misma forma con todo el mundo, y muchas veces no puede evitarlo. Tener siempre presente que no eres tú te ayudará a llevarlo con más calma.


2)
Actúa siempre como te gustaría que actuara contigo. Si te grita, no le grites en respuesta; si te humilla, no aproveches cada oportunidad que tengas para hacer lo mismo. Pagar con la misma moneda puede parecer más divertido, pero tener piedad es mucho más saludable.


3)
Evita sus provocaciones indirectas. Muchas veces los jefes acostumbran enviar mensajes encriptados, hablar de personas ineptas en la oficina o criticar a quienes no hacen bien su trabajo, pero lo hace de forma genérica y sin dar nombres. Si esto ocurre, intenta no pensar que lo dice por ti, y huye de esas provocaciones indirectas de las cuales nada bueno puede salir.


4)
Presta atención a los comentarios específicos, aquellos que refieren a formas en las que podrías mejorar tu desempeño laboral. Incluso si no los dice de la mejor forma, escúchalos y empieza a ponerlos en práctica para ver si finalmente detiene su acoso o continúa molestándote.

5) Apóyate en tus compañeros de trabajo, habla de las cosas que te molestan en lugar de guardártelas para ti. De este modo podrás exorcizar un poco tus problemas y quizá aliviar la carga de otros compañeros que pueden encontrarse en la misma situación.

6) Si sientes que ya no puedes tolerarlo, o que no quieres soportar una queja más, habla directamente con tu jefe y pregúntale de forma sutil si tiene algún problema con tu desempeño. Hablar de forma directa será mejor que sentarse a suponer o esperar que él acuda a ti.

7) Piensa que la jornada laboral no es eterna, que al salir de la oficina te encontrarás con amigos, con tu familia o simplemente dedicarás tiempo a formarte o practicar alguno de tus hobbies. Poner foco en los buenos momentos es fundamental para sobrellevar los malos ratos.

8) Aprovecha cada momento en la oficina para crecer a nivel profesional, plantéate objetivos y piensa en ellos cuando creas que ya no puedes tolerar ni una falta de respeto más de parte de tu jefe. Esto no quiere decir que debas aguantar humillaciones y malos tratos, pero si te sobrecarga de trabajo o exige más de lo que debería, recuerda que cada momento en la empresa te servirá para aprender algo.

9) Busca pequeñas motivaciones en cada tarea. Si te asigna algo que no te corresponde y nunca lo hiciste, piensa que aprenderás algo nuevo; si te pide un informe interminable, piensa que pondrás a prueba tu habilidad de trabajar bajo presión.  

10) Recuérdate a ti mismo lo que vales. Tienes este empleo porque eres capaz, porque tienes la motivación, la formación y la voluntad para ocupar el puesto que tienes. No dejes que ninguna crítica te haga olvidar tu valor.



Controlar la tensión y mantenerte fuerte te ayudará a sobrellevar la presencia de un jefe tóxico. Quizá no es el panorama ideal que imaginabas al entrar en este empleo, quizá no es el ambiente en el que quieres trabajar, pero no por eso debes permitir que la situación te sobrepase. Preocúpate por aplicar algunas de estas técnicas y verás que al final del día te sentirás un poco mejor.

¿Eres una persona tóxica?

Descúbrelo con este test gratuito


Tags:
Sara Rivero

Sara Rivero

Uruguaya. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de la República, Community Manager y Periodista. Entusiasta, apasionada de la buena escritura y amante de los libros.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.