Noticias

Practica este ejercicio de tres segundos para aumentar tu alegría

      
Practica este ejercicio de tres segundos para aumentar tu alegría.
Practica este ejercicio de tres segundos para aumentar tu alegría.  |  Fuente: Shutterstock

Chade-Meng Tan es un ingeniero que contribuyó con la creación de vistas móviles para Google, pero su más destacado aporte es la capacitación en atención plena o mindfulness para los empleados de la gran empresa. Como formador de felicidad corporativa para incrementar la productividad y mantener la satisfacción de los trabajadores, Chade-Meng Tan creó un ejercicio cerebral de tres segundos que aumentará tu alegría. Todas las personas pueden practicarlo en cualquier ámbito de su vida gracias a su simplicidad. ¿Te animas?

Cómo hacer de la alegría un hábito

Debido a que nuestra alegría se relaciona con las conductas que desarrollamos, es fundamental generar el hábito mediante la constante puesta en marcha. La mente se familiarizará con la alegría y cada vez será más fácil sentirla, incluso cuando se trata de pequeñas dosis en lugar de grandes eventos, o de sesiones de pocos segundos en vez de largas charlas con un terapeuta.

El ejercicio que propone Chade-Meng Tan toma tres segundos y consiste en identificar situaciones cotidianas que te brindan satisfacción. Por ejemplo, responder con un vaso de agua a una alarma de sed, hará que tu organismo experimente placer cuando sacies la necesidad. Lo mismo sucede con los snacks cuando tienes apetito, quitarse el suéter si hace calor o llamar a un amigo cada semana durante 15 minutos para compartir sus vivencias.  

Aunque se trate de un breve lapso de alegría en el espacio o en el tiempo, los momentos se suman hasta erradicar las sensaciones negativas que pueden inclinar la balanza hacia el lado equivocado cuando finaliza tu día. Los hábitos se controlan desde los ganglios basales del cerebro que requieren la repetición de un comportamiento para adquirirlo. Es además, el sector encargado de guardar tus recuerdos y liberar tus emociones.

Los momentos aparentemente intrascendentes de la cotidianidad suelen pasarse por alto conforme a la edad de la persona. Los más veteranos son conscientes de que tiene menos tiempo para disfrutar de su vida, siendo relativamente sencillo para ellos apreciar las nimiedades que construyen nuestras experiencias. Sin embargo, las espirales de emociones de los adolescentes, la desorientación de los jóvenes y el estrés de los adultos de mediana edad, repercute en la visualización de un futuro ilimitado donde el presente pierde peso.

Mindfulness en el trabajo

La multitarea no es sinónimo de rendimiento porque puedes desarrollar muchas al mismo tiempo pero sin obtener los mejores resultados. La atención plena o Mindfulness que sugiere Chade-Meng Tan se implementa no solo cumpliendo con pequeños deseos que surgen en el momento sino realizando ejercicios de respiración. Las pausas colaboran a focalizarnos en lo que estamos haciendo para calmar nuestra mente liberando estrés.

También puedes registrar las situaciones del día que te causaron alegría, como comprar esa prenda que tanto querías o ves un capítulo de tu serie favorita. En el trabajo seguramente exista una tarea que prefieras sobre otras y tal vez estés esperando que llegue el momento para hacerla. Es otra forma de satisfacción que salpicó tu jornada, incluso una buena charla con tus compañeros durante el descanso para almorzar.

El registro no implica necesariamente anotarlo en un diario – aunque es un excelente ejercicio- sino decírtelo mentalmente para tomar consciencia de que acabas de experimentar alegría. Recuerda que las emociones negativas tienen tal fortaleza que destruyen nuestros buenos ratos, aun cuando pasamos un día excelente pero tuvimos un percance que empañó el resto de las situaciones. Céntrate en lo bueno, impide que pase ante tus ojos de forma efímera e intrascendente.

Otra manera de aplicar mindfulness en el trabajo, es desearle felicidad a tres compañeros en la oficina sin dirigirles la palabra. Explayar ondas positivas hacia los demás, sintiéndolas realmente, hará que esa energía regrese a ti como un boomerang. Tu visión sobre el mundo cambiará lentamente así como tus relaciones con los demás, permitiéndote disfrutar tu vida la mayor cantidad de tiempo posible, pues algunas amarguras son necesarias si queremos aprender a valorar lo que nos rodea.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.