Noticias

Cómo obtener buenas ideas para despertar tu creatividad

           Autor: Agustina Ciancio
 Cómo obtener buenas ideas para despertar tu creatividad.
Cómo obtener buenas ideas para despertar tu creatividad.  |  Fuente: Shutterstock

La creatividad es una de las mejores virtudes humanas porque ningún otro animal es capaz de desarrollarla, ni siquiera la máquina más inteligente que se haya creado. Es una fuente inagotable de trabajo y una característica que te permite mantenerte competente en el mercado, ascender o alcanzar el empleo de tus sueños. Descubre cómo obtener buenas ideas para despertar tu creatividad e inspirarte mediante pequeños hábitos que maximizarán tu rendimiento cotidiano.

1. Perseguir el flujo de ideas

Probablemente exista un momento del día en el cual te sientes más creativo, algunas personas prefieren desarrollar sus ideas en la mañana porque su mente está fresca y otros son fanáticos de la inspiración nocturna, esa que llega cuando todos se van a dormir. Identifica tu momento y destina al menos tres oportunidades en la semana para fomentar la creatividad.

Si un sitio específico de tu casa, oficina o lugar de trabajo facilita la fluidez de tu pensamiento reserva un tiempo para sentarte allí. Caminar sin rumbo, formular preguntas y prestar atención a los accidentes o las casualidades, son otras maneras de mover tus jugos creativos. Por otra parte, saber priorizar, eliminar o reciclar ideas es tan fundamental como generarlas.

2. Rodearse de un ambiente positivo

Teresa Amabile es profesora de administración de empresas en Harvard y es reconocida internacionalmente por investigar cómo la cotidianidad en las organizaciones influye en el rendimiento de sus empleados, tomando a la creatividad como punto clave. Uno de sus hallazgos es que las personas potencian su creatividad cuando están felices, mientras que el malestar físico o emocional bloquea esta capacidad humana.

Rodearse de personas negativas deteriora la creataividadPor lo tanto, es aconsejable que postergues las reuniones con este tipo de personas o evites su contacto cuando necesitas una idea brillante. Idealmente, la creatividad se practicaría a diario aunque requiere una cantidad que muchas veces no se ajusta a nuestra rutina.

3. Buscar inspiración en la web

Las posibilidades son casi infinitas en Internet, por lo que constituye una excelente herramienta si sabes utilizarla. Las charlas TED están pensadas justamente para motivarte, así que es un buen principio si no sabes qué rumbo tomar. Ingresa a Twitter con el hashtag  #inspiration o busca “creative ideas” en Pinterest o We heart it, las redes sociales siempre son fuentes de inspiración por la naturaleza de su objeto.

Lee autobiografías de figuras públicas que despiertan tu curiosidad, aprende una nueva habilidad con tutoriales de YouTube o busca blogs personales de creativos o perfiles que te interesen por sus ideas. Escribir un diario en Internet con el formato de blog privado es otro camino para desarrollar tus ideas, así como escuchar música imaginando qué pensaban sus autores cuando vertían la letra en un papel o pantalla.

4. Sumergirse en la naturaleza

Planea un espacio del día o la semana sin citas ni obligaciones para cambiar de ambiente. Camina hasta un parque o sitio natural donde los ruidos urbanos se enmascaren y tus ojos avisten suficiente verde. Recuerda apagar el móvil o al menos desactivar Internet, además de quitarte el reloj de pulsera para despreocuparte por la hora. Puedes ir acompañado de tu mascota, observando todos sus movimientos en la naturaleza para descansar la mente del estrés cotidiano que frena la creatividad.

En caso de que no tengas una mascota o prefieras ir solo, asiste con una cámara o en su defecto la cámara del móvil, dedicándote a fotografiar cada detalle que resalte por su belleza. Concéntrate en la tarea de prestar atención a cada pequeño elemento que te rodea, olvidándote del resto por un momento. También puedes ir hasta un parque de niños y mirar cómo juegan: estarás ante los maestros de la creatividad, seguramente aprenderás algo de ellos.

5. Anotar las ocurrencias cuando suceden

Aunque tengas una memoria privilegiada apunta tus ideas en el momento que golpean tu mente, porque la cantidad de información diaria que absorbemos las personas del siglo XXI podría sepultar toda o parte de esa idea genial que se te ocurrió hace 5 horas. Puedes llevar una libreta contigo o simplemente digitar palabras clave en una aplicación de recordatorios de tu móvil, pronta para consultar en cualquier momento del día.

6. Indagar en tus aspiraciones

Aquello que queremos ser o alcanzar es un indicador de cómo funciona nuestro cerebro, qué valoramos y cómo nos visualizamos en el futuro. Es una forma de hallar inspiración en ti mismo, realizando una lista de actividades o deseos que te gustaría cumplir a lo largo de tu vida. Podría ser el puntapié para desarrollar esa idea que estás buscando, así como crear un tablero de imágenes en Internet por cada uno de los puntos que anotaste en la lista.

Prueba armar un currículum para tu trabajo ideal, analizando cada habilidad y conocimiento que necesitarías para alcanzarlo. Redáctalo como si tuvieras todo lo que se requiere, te ayudará a encaminarte y como extra sabrás qué carencias o debilidades deberás superar para que el currículum de ensueño se convierta en tu currículum verdadero. Seguramente tus deseos esconden grandiosas ideas que hasta el momento no habías analizado en profundidad.



Tags:
Agustina Ciancio

Agustina Ciancio

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, inclinada hacia la búsqueda de oportunidades para fomentar la ciudadanía informada.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.