Noticias

Si quieres iniciar un negocio en la UE y no tienes residencia Estonia te ofrece una solución: ser residente digital

           Autor: Sara Rivero
Si quieres iniciar un negocio en la UE y no tienes residencia Estonia te ofrece una solución: ser residente digital.
Si quieres iniciar un negocio en la UE y no tienes residencia Estonia te ofrece una solución: ser residente digital.  |  Fuente: Shutterstock

Empezar un negocio nunca es sencillo, sobre todo cuando se intenta introducirse en un mercado extranjero. La Unión Europea puede resultar atractiva para los emprendedores con este sueño, pero al mismo tiempo resultar verdaderamente compleja para aquellos que no posean residencia… Sin embargo, Estonia ha ideado un plan para que estas dificultades terminen: la figura del residente digital.

Desde hace algunos años Estonia es reconocida como el Silicon Valley europeo, por su nivel de avance tecnológico y la cantidad de emprendimientos que se han instalado en el país. De hecho, digitalmente Estonia es uno de los países más avanzados del mundo, marcando el camino en todo lo referente al mundo digital y las facilidades para los usuarios.

¿Quieres conocer más sobre Estonia?

Más info

Los ciudadanos de este país pueden hacer decenas de gestiones sin levantarse de su sofá, desde pagar un impuesto hasta comprobar sus expedientes médicos, registrar una empresa o incluso votar. Esto es posible debido a que al nacer a cada ciudadano se le otorga una clave digital con la que gestiona todas sus necesidades, a que la velocidad de conexión a internet en Estonia es una de las mejores del mundo, y a que este es uno de los primeros países que aparecen en el ranking de lugares con mayor libertad de internet de acuerdo a la ONG Freedom House. Estas y otras variables hacen que las empresas tengan la confianza necesaria para lanzarse hacia la digitalización sin dudas, y que los emprendedores instalen cada vez más negocios en el país.

La revolución de Estonia

Estonia se inició en el camino digital en 1991, al romper sus vínculos con la era soviética y proponerse transformarse en la nación preferida para los emprendedores mediante el crecimiento del sector empresarial.

En el año 2000 Estonia fue el primer país en declarar el acceso a internet como un derecho humano básico, y con su programa e-Estonia aprobó todo tipo de leyes diseñadas para el desarrollo de la vida digital, por ejemplo, una reglamentación que daba a las firmas digitales el mismo valor que a las manuales.

Pero es la figura de residente digital la que realmente ha revolucionado a este país. Esta iniciativa surgió en el 2014 y ya cuenta con más de 20.000 registrados que manejan unas 3.000 empresas, pero es con los recientes avances y modificaciones que el programa ha presentado para facilitar la vida de los emprendedores que esta figura ha tomado relevancia en la actualidad.

Mediante esta residencia digital cualquier persona puede ser residente de Estonia sin necesidad de vivir allí, lo que se presenta como una excelente oportunidad para los emprendedores que busquen instalar su negocio en la Unión Europea sin poseer residencia o tener que radicarse de forma definitiva en la zona.

La residencia digital no es equivalente a la ciudadanía ni la incluye, así como tampoco elimina la necesidad de presentar una visa para ingresar al país. Lo que hace, básicamente, es permitir a residentes de otros países marcar su presencia en Estonia y contribuir a la economía del país desde la distancia. La avanzada infraestructura digital del país permite que esto suceda, y que para instalar una empresa en Estonia solo se necesite una única visita para iniciar los papeleos, y que el resto del trabajo se haga de modo online desde cualquier parte del mundo.

 

¿Cómo tramitar la residencia digital?

Como no podía ser de otra forma, todos los trámites se realizan mediante la web creada por el gobierno para tramitar las residencias. Se debe escribir una carta de motivación, explicando por qué se desea instalarse en el país y cuál será la actividad de la empresa. Luego se debe pagar una suma de 100 euros para cubrir los gastos administrativos del proceso.

La policía local y la guardia fronteriza revisarán la documentación del emprendedor en busca de comprobar la ausencia de antecedentes delictivos y otras cuestiones de seguridad. Cuando se pasa esta etapa la solicitud se aprueba y se inicia el trámite para el carnet de identidad digital.

Este carnet es el que habilita a realizar todos los procesos desde la distancia, por lo que lo primero que se debe hacer es retirarlo, para lo que se deberá viajar a Estonia ya que este no puede ser retirado por otra persona que no sea su titular.

 

¿Cuáles son las ventajas de este sistema?

Es un trámite sencillo, con el que cualquier empresario puede llevar su emprendimiento a Europa invirtiendo unos pocos euros.

Como se ha dicho, abrir un negocio en Estonia es rápido, pues carece de los pasos burocráticos que se acostumbran ver  en otros destinos. En este país cada medida que se toma busca favorecer al empresario, con lo que el trámite promete ser ágil y fácil de realizar.

El emprendedor podrá acceder a servicios bancarios, firmar documentos o pagar impuestos desde la comodidad de su hogar, utilizando sencillamente su carnet de identidad digital.

 

¿Vas a instalar un negocio? No esperes más, Estonia es la opción ideal para comenzar a crear tu imperio.

¿Quieres conocer más sobre Estonia?

Más info


Tags:
Sara Rivero

Sara Rivero

Uruguaya. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de la República, Community Manager y Periodista. Entusiasta, apasionada de la buena escritura y amante de los libros.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.