Combate el machismo poniendo en práctica estos sencillos trucos

La mayoría de nosotros, aunque no lo creamos, decimos alguna frase machista a lo largo del día. ¿Quieres librarte de esta lacra? Lee estos sencillos trucos y practica día a día para combatir el machismo y las desigualdades.

Combate el machismo poniendo en práctica estos sencillos trucos
Combate el machismo poniendo en práctica estos sencillos trucos  |  Fuente: Shutterstock


Admitámoslo. Vivimos en una sociedad machista y rodeados por personas que, aunque no lo crean, lo son. El primer paso es darte cuenta del error, y posteriormente aprender a combatir el machismo poniendo en práctica estos sencillos trucos que te mostramos a continuación.

¿No hay nadie en tu familia que se escandalice porque un niño juega con muñecas o se pone las faldas de su hermana? ¿Los Reyes Magos no siguen trayendo cocinitas a las niñas y balones a los niños? ¿Nunca le has preguntado a tu compañera de clase por qué viene tan guapa? ¿Has perseguido con tus amigos a una chica por la calle mientras le decíais "piropos"? Todo eso son machismos. Micro, medio o macro, pero machismo al fin y al cabo.

Y es que el machismo no está en nuestros genes como el color de pelo o la estatura, sino que viene marcado por la educación que cada uno recibimos. Con todo el amor del mundo, nuestros padres nos educan para que seamos buenas personas en la vida, pero sin darse cuenta, nos dan ciertas reglas machistas que desde pequeños cogemos al vuelo. ¿Nunca has visto en tu casa que la mujer recoge la mesa mientras que el hombre se queda en el sofá? ¿Nunca te han pintado o decorado la habitación de rosa o morado si eres una niña? ¿Y de azul si eres niño? Aunque estas predisposiciones machistas estén en ti, está también en tu mano el reprimirlas o potenciarlas.

Lo primero que tenemos que hacer es aceptar que, aunque no nos consideremos machistas, la mayoría de nosotros alguna vez realizamos algún comentario equivocado o actuamos de una manera bastante reprobable. Y me refiero a hombres y mujeres, ya que nosotras somos incluso más machistas que ellos: "¿No te has depilado? Qué guarrería", "¿No vas un poco fresca?", "Mi marido me ayuda mucho en casa", "Le pregunto a mi novio, y te digo".

Por desgracia, es posible escuchar cada día estos ejemplos y muchos más. ¿Quieres cambiar tu actitud? Pon a prueba estos sencillos trucos y no permitas que nunca nadie vuelva a decir que eres machista:




 

El machismo es una de las mayores lacras de la Historia. Solamente actuando juntos conseguiremos cambiar la sociedad para lograr vivir en un mundo más justo, igualitario y tolerante.

¿Te interesa el tema?

Estudia Psicología