Noticias

Patrocinado por

¿Por qué cada vez usamos más anglicismos?

           Autor: Cristina Gusano
¿Por qué cada vez usamos más anglicismos?
¿Por qué cada vez usamos más anglicismos?  |  Fuente: Shutterstock

Nos despertamos y vamos a hacer jogging como buenos runners que somos, luego nos duchamos, nos ponemos un buen outfit, salimos de casa, buscamos parking, llegamos a la oficina, leemos nuestros emails, respondemos a los chats y en seguida hacemos un coffee break.

¿Qué hay de malo con los equivalentes españoles?

Pues que suena mejor decir que trabajas en Marketing Online haciendo y diseñando banners, que decir que trabajas en Mercadotecnia en línea haciendo piezas publicitarias en internet. Queda mejor decir "me gusta tu outfit" que, "me gusta tu atuendo" (si es que acaso esta frase se utilizó alguna vez en la historia de la lengua española). Siempre se ha hablado del "boom inmobiliario" y no de "la bonanza inmobiliaria", que suena anacrónico y extraño. Y queda cien veces mejor decir que Cindy Crawford fue el sex symbol de los años 90 que el símbolo sexual, que queda muy chungo.

Es natural que cada vez adoptemos más palabras inglesas, ya que internet, esa densa y gigante red que nos atrapa a todos, es un medio en el que predomina ese idioma. Hacemos nuestra vida online y en consecuencia hablamos su idioma: aquel amigo que conociste pormessenger hace años y con el que todavía te mandas emails, el booking del vuelo lowcost que te salió tan barato, todo el spam que te encuentras en tu inbox, el selfie que publicaste con tu mejor amigo y que tuvo tantos likes, los millones de clicks que hiciste en ese artículo tan gracioso de fails y las veces que escuchaste en YouTube la cover de esa canción que te gusta tanto.

Por no hablar del entorno laboral de la start-up donde trabajas, donde siempre hay un pitch que hacer, semanalmente tienes un catch-up con tu manager en el meeting room de siempre, sueles llevarte el laptop por si hay que tomar alguna nota de las deadlines que se hayan comentado en la conference call con el cliente.

Hoy en día rara es la frase en la que no usemos palabras prestadas, ya sean palabras de otros idiomas o adaptaciones al nuestro. La cuestión no es declarar la guerra a los anglicismos, sino intentar que no se pierdan sus equivalentes en nuestro idioma. Procurar actualizarlos y no olvidar que muchas veces existen, no solo una sino varias palabras en español para decir su correspondiente en inglés.

Los idiomas están vivos y cambian gracias a nosotros (o por nuestra culpa), así que apostemos por la riqueza lingüística donde los idiomas convivan en armonía, y no por una lucha absurda donde demos más likes y consideremos más cool a lo extranjero en lugar de darle valor a lo home made, es decir, a la cosecha propia de toda la vida.

¿Quieres pasar un examen de idiomas?

¡Prepárate!


Tags:
Cristina Gusano

Cristina Gusano

Después de estudiar historia del arte en España, Cristina se mudó a Berlín donde se especializó en comunicación y marketing cultural. Echa de menos la familia, los amigos, la comida y la cantidad de grados Celsius. Por otro lado, le encanta ir a trabajar en bici y los idiomas. Trabaja como redactora en la revista de Babbel desde el 2015.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.