Noticias

Emprender requiere esfuerzo

           Autor: Sara Rivero
Emprender requiere esfuerzo.
Emprender requiere esfuerzo.  |  Fuente: Shutterstock

Acabar la universidad supone la apertura de muchas puertas, una de ellas la del mundo laboral. Y buscar empleo puede ser un verdadero dolor de cabeza debido a la experiencia requerida por la mayoría de las empresas. Debido a esto muchas veces el talento joven se ve frustrado y decide emprender una nueva aventura, abriendo su propio negocio.

Ejemplo de esto fueron Mikkel Andersen, Sebastian Pertesen, que en 2007 con apenas 18 años fundaron Trendhim, desde su propio apartamento en Horsens.

Fundar una empresa es difícil, según Mikkel - “Si alguien nos hubiera advertido de que tendríamos que trabajar 16 horas al día los 7 días de la semana, invertir en torno a 14.000 euros y abandonar la mayoría de nuestras vidas durante 2 años, nuestras expectativas acerca de iniciar un negocio hubieran sido diferentes. Pero cuando se tiene espíritu energético y aventurero, no hay nada que lo detenga.”

Se podría decir que la clave es apuntar alto y tener claro tus objetivos. Como ya todos sabemos, Roma no se construyó en un día, y una empresa no iba a ser menos. Antes de nada, hay que construir los cimientos, para Trendhim estos serían su apartamento de 83m2. Una vez que tenemos una base sólida tenemos que construir sobre ella, ampliando el terreno. Este proceso es el más costoso, tanto que a Trendhim le llevo seis años y la incorporación de plantilla, pero una vez que esto está hecho, el resto viene rodando. Solo nos falta el tejado la parte principal para que el resto no se desmorone. Para Trendhim este paso fue sin duda la clave del éxito, y es que en el séptimo año se extendieron por 14 de las principales potencias europeas.

Pero una empresa pasa lo mismo que con las plantas. No basta con crearla, necesita mantenimiento. Y para un buen mantenimiento la clave es la constancia y la innovación.

Si su empresa quiere entrar en el mercado alemán, sin duda, una de las mayores ventajas es el conocimiento de alemán y de la cultura alemana. Y quien conoce mejor el idioma y la cultura alemana que un propio alemán. Pero, ¿y si no es solo Alemania? ¿Qué se puede hacer para expandirse por 14 mercados europeos si no se tienen las habilidades lingüísticas para adecuarse y ajustarse a las exigencias de dichos mercados?

Muy fácil. Estudiantes como Country marketing managers. El pasado octubre Trendhim contrato a 11 estudiantes de la Universidad Local (VIA University) para llevar a cabo la comercialización por las diferentes potencias europeas.

“El mundo de los accesorios es un mercado muy competitivo, por lo que todo tiene que estar perfecto. Nosotros nos hacemos cargo del mercado danés, pero todas las ventas en el extranjero se hacen online, por lo que es crucial que la página web sea fuerte, dice Sebastian Pertesen. Gracias a estos estudiantes Trendhim ha sido capaz de incorporar las traducciones necesarias a su página, y dejar de lado el traductor, que muchas veces puede jugar malas pasadas.

Así, Trendhim ha resuelto el desafío con su nuevo departamento de Marketing internacional. Con tan buenos resultados que nueve estudiantes adicionales se unen a la plantilla.

Y ahora Mikkel y Sebastian, echando la vista atrás se dan cuenta de que el esfuerzo invertido, madrugar y trasnochar día si y día también ha merecido la pena.

Todo se basa en la constancia, si tienes una idea clara, ve a por ella. No importa si te equivocas o no, lo importante es intentarlo.  Si sale mal, algo habrás aprendido, ya que no hay mejor maestro, que la propia experiencia.



Tags:
Sara Rivero

Sara Rivero

Uruguaya. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de la República, Community Manager y Periodista. Entusiasta, apasionada de la buena escritura y amante de los libros.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.