Noticias

¿Por qué se nos pone la piel de gallina?

           Autor: María Moreno
¿Por qué se nos pone la piel de gallina?
¿Por qué se nos pone la piel de gallina?  |  Fuente: Shutterstock

Los seres humanos somos capaces de controlar bastante nuestro cuerpo. Por ejemplo, movemos una articulación o cerramos los ojos sin problemas cuando queremos. Pero, hay ocasiones en las que nuestro organismo actúa por sí sólo. Te suenan las tripas, te pones colorado, sientes mariposas, te da un pinchazo en el corazón o se te pone la piel de gallina. ¿Por qué? Hoy vamos a conocer las causas y la explicación para este último reflejo.

¿Qué es la piel de gallina?

¿Sientes frío? ¿Estás asustado? Pues, casi seguro que ahora mismo tienes la piel de gallina. No lo podemos evitar pero, al menos, ahora podemos saber por qué nos sucede.

Todos los pelos que poseemos en nuestro cuerpo tienen en la raíz un músculo erector. A excepción de los órganos genitales y las palmas de las manos y los pies, es posible que el resto de nuestro bello se ponga de punta ante una de estas situaciones.

Este reflejo, conocido como piloerección, hace que estos pequeños músculos se contraigan y levanten cada uno de los pelos de nuestro cuerpo. Los poros de nuestra piel, mientras tanto, se dilatan.

¿Por qué nos sucede?

Y la explicación de por qué nos sucede es bastante obvia. Hace miles de años, nuestros antecesores tenían el cuerpo recubierto de pelo. Como a cualquier otro animal, éste les resguardaba del frío, les diferenciaba de otros competidores a la hora del apareamiento y les hacía parecer más feroces.

Ahora hemos perdido esa capa, pero el animal que llevamos dentro sigue teniendo algún efecto y reflejo en nosotros.

Cuando tenemos frío, nuestro cuerpo reacciona e intenta, a través de la piel de gallina, crear una capa protectora y aislarnos del frío. Lo mismo sucede cuando tenemos miedo. Piensa en un gato. Cuando él está asustado, eriza su pelo. Esta simple acción le hace parecer más fiero. Pues eso mismo es lo que intentamos inconscientemente al poner la carne de gallina. El único problema es que, como animal, hemos perdido toda nuestra capacidad de intimidación.

Como todo reflejo, es imposible de controlar.



Tags:
María Moreno

María Moreno

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.