Noticias

Los verdaderos beneficios de un modo de vida ecologista

      
Fuente: Universia

Vivir de forma sostenible implica realizar actividades diarias que generan un impacto personal en el mundo natural lo más pequeño posible. Supone hacer varias pequeñas cosas, como utilizar los desechos de la cocina como fertilizante para el jardín en lugar de utilizar fertilizantes químicos; utilizar servilletas de tela en lugar de papel; comprar granos, nueces y judías a granel en lugar de en contenedores de plástico, papel o metal que terminarán en vertederos. Significa conducir un coche eléctrico o andar en bici en lugar de un coche que quema petróleo, o utilizar vinagre en lugar de químicos dañinos para limpiar la casa.

Hay una gran lista de cosas que podéis hacer para reducir la huella de carbón y adoptar un modo de vida ecologista. Pero, ¿por qué hacerlo? Porque es mucho más fácil no tener que hacerlo.

Los beneficios reales del modo de vida ecologista

Lo que obtienes de este estilo de vida puede ser difícil de percibir. De hecho, tu cuota de conservación o el uso de productos naturales puede parecer inútil, pero las consecuencias positivas existen. Te acercamos algunas:

Es bueno para tu salud

Al adoptar hábitos ecológicos y vivir de manera sostenible, tomas algunos pasos positivos hacia la mejora de tu bienestar, el de tu familia y mascotas. Por ejemplo, cuando consumes comidas caseras hechas de alimentos producidos localmente evitas el consumo excesivo de sal, azúcar y químicos utilizados tan frecuentemente en los alimentos procesados. No ingieres pesticidas, hormonas de crecimiento o antibióticos innecesarios. A través de los artículos de limpieza naturales como soluciones con vinagre evitas la posibilidad de respirar residuos químicos dañinos en el aire.

Todos sabemos que la Tierra se encuentra en problemas por la negligencia, consumismo e inconsciencia. El cambio debe comenzar contigo e inspirar a otros

Es bueno para tu cartera

Puede que en algunas cosas el hábito ecologista suponga un gasto mayor. Las comidas orgánicas, por ejemplo, tienden a ser más caras en los supermercados. Pero cuando consideras los beneficios para la salud a largo plazo, los costos valen la pena, ya que implican menos visitas médicas, menos enfermedades, y en general un mayor bienestar.

Es bueno para tus emociones

Una vez que comienzas a tener hábitos ecológicos, aunque sean pequeños, te sientes mejor sobre el modo en que vives en la Tierra y cómo afectas al entorno y al resto de la población. No produces tanta basura, no contaminas el aire y no deterioras la capa de ozono. Tendrás una razón más para sonreír.

Si te interesa el Medio Ambiente, pásate por el portal de Yale Environment donde encontrarás publicaciones relacionadas

Es bueno para el mundo

El hábito ecológico implica que tomas parte activa en hacer lo posible para proteger el mundo para las próximas generaciones. No es sólo sentimiento, sino que es algo real y muy serio. Si bien tu parte puede ser pequeña, cuando se combina con los esfuerzos de millones o miles de millones, de otros alrededor del mundo, el resultado es sustancial.

Es bueno como ejemplo de vida

Elegir un modo de vida sostenible es un ejemplo para tus hijos, integrantes de la familia, vecinos y comunidad. Demuestras que te importa, no sólo por ti sino por todos ellos y sus futuros.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.