Noticias

La calidad docente en la era digital, ¿ha aumentado?

      
Un buen docente es aquel que inspira, asesora y da autonomía a los estudiantes
Un buen docente es aquel que inspira, asesora y da autonomía a los estudiantes
  • ¿La calidad en la enseñanza ha sufrido una mejora gracias a las innovaciones que acompañan a la era digital? ¿De qué depende realmente la calidad de la docencia?
  • La renovación de los docentes y su implicación en la transformación educativa es clave para seguir contando con un sistema educativo efectivo.
  • Ser docente en el siglo XXI supone un mundo de posibilidades, donde conviven la educación más tradicional, con las metodologías de aprendizaje más innovadoras, basadas en la tecnología y herramientas digitales.

Que un docente cuente con más y mejores herramientas, no tiene que estar directamente relacionada con la mejora de la calidad educativa, principalmente, porque se enfrenta a un nuevo contexto que condiciona enormemente la educación y su papel.

Enseñar en la era digital

Los expertos lo definen como un contexto de aprendizaje diverso, desordenado, más espontáneo y donde los roles ya no están tan definidos y el estudiante ha tomado un papel más activo, creativo y donde es co-creador del contenido educativo que consume y usa de referencia.

Esto abre muchas posibilidades para docentes y alumnos, al igual que complejidad en la forma de abordar las clases y emplear las herramientas más adecuadas y eficaces para el objetivo perseguido.


Por otro lado, el aprendizaje informal es mucho más enriquecedor y efectivo, en parte, gracias a todos los recursos que se pueden consultar por las redes, a la democratización del conocimiento y al cambio de mentalidad de la sociedad, en la que se valora cualquier experiencia que aporte nuevos saberes y habilidades.

Entonces, ante toda esta libertad de aprendizaje: ¿cuál es el papel del docente cuando todos los conocimientos ya están a disposición del estudiante?

Aprender a tomar decisiones

Ante los cambios constantes y la evolución del entorno y de lo que sabemos, lo que hoy damos por cierto, puede que mañana no lo sea, por lo que lo importante es no acumular conocimiento, sino saber reaccionar ante él, los cambios que suceden y lo que es necesario conocer y replantearse.

Cribar entre la abundancia formativa

Un docente debe mostrar las fuentes de aprendizaje que deben ser usadas y los criterios que se deben usar para analizar datos, consultar fuentes y contrastar información, y cómo gestionarlo todo en cualquier proyecto o desafío de aprendizaje.

Conectividad

No solo a la red, sino la interconectividad entre los espacios de aprendizaje, ya sea en el aula, los espacios virtuales, el entorno familiar o los lugares donde el alumno acude a poner ideas en común y ayudarle a tomar decisiones.

En todo esto, la inteligencia emocional o el desarrollo de habilidades sociales deben ser la nueva prioridad del docente, de manera que pueda empoderar y dar autonomía a los alumnos y futuros líderes.

Si un docente es capaz de tener todo esto en cuenta, aplicarlo, y al mismo tiempo ir guiando en la adquisición de competencias digitales, entonces sí que podemos confirmar que la calidad educativa ha aumentado.

Las 10 cualidades esenciales del buen docente

Ebook_ Las 10 cualidades esenciales del buen docente

Ser un buen maestro no es solo cuestión de formación

¡Descárgalo y descubre cuáles!



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.