Noticias

5 trucos para retener información a largo plazo

      
Tener una menta ágil supone un trabajo diario y retarla a nuevos desafíos
Tener una menta ágil supone un trabajo diario y retarla a nuevos desafíos
  • El estudio de calidad es aquel que ayuda a retener información a largo plazo y saber emplearla en el momento adecuado.
  • Estos trucos te ayudarán a mejorar tus mecanismos de memorización y aplicar una mejor estrategia en tu forma de retener información.
  • La capacidad de retención es una habilidad que se mejora con la práctica y buenos hábitos para la memoria y la agilidad mental.

Seguro que, en más de una ocasión, ya sea frente a un examen o en una reunión importante, de repente no eres capaz de recordar un dato básico y esencial que estudiaste no hace mucho y que tenías claro.

Ese tipo de situaciones suelen generar mucha frustración cuando sabes que estudiaste algo, que le dedicaste atención para retenerlo, pero justo cuando lo necesitas no eres capaz de que te venga a la memoria.

No te preocupes porque es algo que nos pasa a todos y puede ser síntoma de dos cosas: puede que debas de revisar tu forma de estudiar y abordar información para que sea más efectiva o, por otro lado, puede que tengas demasiadas cosas en tu mente que no te permitan centrarte y dar con la información que sabes que tu cerebro ha almacenado.

Sea como sea, nuestra memoria y capacidad de retentiva siempre va a depender de tres procesos:

  • Registro de la información: Donde juega un papel importante nuestra atención y concentración.
  • Retención de datos: Asimilando y asociando el contenido al conocimiento que ya poseemos.
  • Recuerdo: Siendo capaces de evocar y memorizar la información memorizada.

Trucos para retener la información de forma exitosa

Como indican expertos en la materia, la capacidad de memorizar y la efectividad de las horas de estudio o de nuestra capacidad de atención, no depende solo del tiempo que invirtamos, sino de que se trate de un tiempo y de unas técnicas de calidad.

Por mucho que te pases delante de un libro 3 horas, si cada 15 minutos, tu mente está pensando en otro asunto o interrumpiendo tu lectura para consultar el móvil, ya te adelantamos que no vas por buen camino.

Pruebas con estos trucos a ver si te van mejor:

1. Focaliza

Es decir, haz solo una cosa a la vez, céntrate en lo que estás haciendo y trabaja tu concentración.

En esto, también será relevante el ambiente donde realices tus tareas y los factores externos que afecten a tu atención.

2. Verbaliza

Tras una lectura meditada y detenida, expresa con tus palabras la información que has comprendido y retenido.

Explicártelo a ti mismo o a otros puede ser la clave para ver si tu capacidad de atención y comprensión está en buena forma.

3. Escribe resúmenes

Este proceso de plasmar ideas suele ser la más efectiva para mejorar la capacidad de retentiva y repasar la información que has trabajado.

4. Asocia ideas

Crea conexiones mentales que te sirva para memorizar mejor.

Puedes jugar con los sentidos o emplear la memoria visual y crear asociaciones.

5. Lee a diario

Y con ello, ejercita tu mente, mejora tu agilidad comprensiva y tu capacidad para desgranar y trabajar información.

Ya sabes, la mejor forma de tener buena memoria es trabajar con ella a diario.

¿Cuál es el mejor momento del día para estudiar?

Infografía: ¿Cuál es el mejor momento del día para estudiar?

En general, se recomiendan dos momentos del día para estudiar: a primera hora de la mañana o de madrugada. ¿Conoces las ventajas de cada uno?

Regístrate y descubre qué hábitos de estudio se adaptan mejor a ti



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.