Noticias

¿Por qué debería tener cuidado con las apps sanitarias?

      
Las apps sanitarias necesitan que se establezca una regulación para eliminar aquellas que no son realmente útiles
Las apps sanitarias necesitan que se establezca una regulación para eliminar aquellas que no son realmente útiles
  • Muchas de las apps médicas están asociadas a empresas farmacéuticas.
  • La tendencia a la sobremedicación y la automedicación puede aumentar con el uso de estas apps.
  • Las apps médicas pueden ser muy útiles pero siempre con la supervisión y recomendación de un médico.

¿Te has parado a pensar en algún momento cuántas apps usas en tu vida diaria? Redes sociales, una para contar los pasos que das al día, otra para el correo, otra para la radio... Son muchas más de las que puedan parecerte de entrada.

Si, además, a esto le sumamos alguna de todas las apps médicas que pueden encontrarse ahora mismo al alcance el número se incrementa aún más. Y es que el desarrollo de apps para casi todo forma parte del futuro que nos ofrece la transformación digital.

Sin embargo, que haya apps para todo no significa que todas sean necesariamente buenas. Volviendo a las apps médicas, la mayoría están asociadas a pequeñas startups que encuentran un gran apoyo en los laboratorios farmacéuticos.

Pensarás que es lógico que colaboren, no solo se dedican al sector de la medicina sino que, como startups, necesitan una financiación sólida para seguir adelante... Tienes razón en tu razonamiento, es algo lógico. Pero también tiene su lado malo.

¿No has oído hablar alguna vez de la automedicación? España suele estar a la cabeza de los países europeos en esta tendencia, algo que no es, ni por asomo, saludable. Lo mismo ocurre con la sobremedicación, ¿realmente necesitabas tomar esas pastillas tan fuertes para un dolor leve? ¿No te ha pasado algo así alguna vez? Aquí está la base del problema.

Renuévate

Más info

Que la financiación de estas startups y apps proceda de empresas farmacéuticas puede que lo que consiga sea incrementar aun más estas cifras. Al fin y al cabo, hay un objetivo de negocio detrás de ese apoyo económico y las ventas de los laboratorios pueden dispararse con las recomendaciones que hagan en las apps.

Precisamente por este motivo los profesionales de la salud, en previsión a un futuro en el que las cifras de automedicación aumenten aún más, pretenden poner freno a la situación. Ellos abogan por el establecimiento de un marco legal que establezca unos requisitos mínimos en cuanto calidad de servicio para las apps sanitarias.

De esta manera se podría comprobar si realmente son apps útiles y eficaces para la salud. A esto hay que añadirle además la problemática de la protección de datos de los usuarios de estas apps, ya que los datos médicos son altamente sensibles.

¿Entonces por qué no hacer apps que no estén ligadas a empresas farmacéuticas? De la teoría a la práctica hay mucha distancia y lo cierto es que en España ni usuarios ni hospitales estarían dispuestos a pagar por alguna. Además a esto se une la necesidad de que los propios médicos las utilicen, cosa que hasta el momento no han hecho.

¿Qué sería lo deseable entonces? Crear apps con ayuda del cuerpo sanitario que atendieran realmente a las necesidades que pueden presentar los pacientes. Desarrollar apps que puedan servir como complemento a los seguimientos y tratamientos médicos.

Actualmente contamos con unos pocos ejemplos de este tipo de apps sanitarias más conscientes. Los pediatras del Hospital de Sant Joan de Déu han desarrollado iPediatric, y los dermatólogos DermoMap.

Al mismo tiempo que estas dos han surgido otras como Contigo, para pacientes con cáncer de mama o iDoctus, para profesionales sanitarios y con el respaldo de la Sociedad Española de Farmacología, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.