Noticias

¿Quieres acabar con el estrés? Apúntate a la moda del Shout Therapy

           Autor: María Moreno Sierra
¿Quieres acabar con el estrés? Apúntate a la moda del Shout Therapy
¿Quieres acabar con el estrés? Apúntate a la moda del Shout Therapy  |  Fuente: Shutterstock

Todos los científicos coinciden en que gritar es beneficioso para la salud, ya que permite reducir los niveles de estrés. Pero no me refiero a hablar dando voces, sino a chillar como si te fuera la vida en ello. Esta práctica, que probablemente tus vecinos desaprueben, se conoce como Shout Therapy y es la tendencia más de moda.

Ejecutivos y empresarios son desde hace años los máximos seguidores de esta terapia, aunque a día de hoy ya son varios los centros hoteleros que ofrecen el Shout Therapy entre su cartera de actividades veraniegas, haciendo esta tendencia mucho más accesible al resto de la población. Yo, sin embargo, te recomiendo que la practiques donde y cuando quieras, siempre que la necesites y el entorno te lo permita. 

La terapia del grito proviene de La India y pretende regular el sistema nervioso a través de nuestros chillidos, pudiendo así expulsar la tensión acumulada y todas las malas vibraciones. Ni que decir tiene que no te estoy recomendando gritar como un loco cada vez que te frustres o te estreses, sino que el Shout Therapy debe ser entendida como una práctica preventiva. Gritar por las mañanas antes de salir de casa te permitirá enfrentarte al día con mayor templanza, positividad y calma. Si quieres, ayúdate del cuerpo y de movimientos articulares.

 

La rabia contenida puede frustrarte, estresarte y dejarte totalmente hundido. Sin embargo, y gracias al Shout Therapy, serás capaz de liberar endorfinas, acabando así con la ansiedad, la angustia, el dolor y los pensamientos negativos. También permite dejar volar tus instintos más reprimidos, pudiendo disfrutar de una agradable sensación de calma, alegría, felicidad y bienestar. ¿No merece la pena probarlo?

Lo primero que tienes que hacer es buscar un lugar tranquilo donde puedas comenzar la terapia, pudiendo ser este un espacio cubierto o al aire libre. Cierra los ojos y respira profundamente, tomando conciencia de tus inhalaciones y tus exhalaciones, para posteriormente pensar en todo aquello que te frustra y te molesta. Debes visualizar el problema pero sin que este te cause negatividad, solamente observándolo como un espectador externo. Cuando ya lo tengas en la mente, coloca ambas manos sobre el pecho y vuelve a respirar profundamente cuatro veces. Con la cuarta exhalación, grita lo máximo que puedas, presionando ligeramente el pecho mientras tanto. Si ya te encuentras mejor, puedes parar, aunque si todavía sientes rabia, estrés o angustia, podrás repetir esta terapia todas las veces que lo veas oportuno.

¿Cómo te llevas con la presión?

Descúbrelo con este test gratuito


Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.