Noticias

La neurociencia nos explica cómo la mente puede acostumbrarse a mentir

           Autor: María Moreno Sierra
La neurociencia nos explica cómo la mente puede acostumbrarse a mentir
La neurociencia nos explica cómo la mente puede acostumbrarse a mentir  |  Fuente: Shutterstock

Seguro que alguna vez te has colado en un transporte público, has copiado en un examen o engañado a algún amigo con una mentira piadosa. El cerebro, en estos casos, siempre intenta frenarnos, ya que generaremos una sensación de culpa después de la mentira. Pero, ¿sabes qué puede suceder si sigues engañando? La neurociencia ha descubierto que la mente puede acostumbrarse a mentir.

¿Te animas a estudiar Neurociencia?

Más info

La primera vez que mientes a tus padres diciéndoles que vas a dormir en casa de un amigo porque tenéis un trabajo que hacer, aunque en verdad te vas a una fiesta, duele bastante. El problema surge cuando continuamos con este comportamiento, y el cerebro se acostumbra a tal situación. Mentir está mal, pero cuando te aporta felicidad, dinero o amor, la gente se olvida de la culpa y la moral para disfrutar sencillamente de sus beneficios.

A esta conclusión han llegado los investigadores de la University College de Londres: "Cuando empezamos a engañar y a saltarnos las normas, la amígdala genera una fuerte respuesta emocional negativa que nos frena; pero a medida que reincidimos en la deshonestidad, esta reacción se atenúa". Del mismo modo que nuestros ojos se van acostumbrando a la luz cada mañana, nuestro cerebro se hace más condescendiente ante situaciones y comportamientos amorales o poco éticos.

Seguro que alguna vez te has topado con un mentiroso compulsivo, esas personas que, sin querer, mienten sobre cada aspecto de su vida. ¿Y si ellos también comenzaron con una chuleta en un examen o haciendo trampas al trivial? Piénsalo antes de soltar algún enredo. Posiblemente, no merezca la pena.



Tags:

María Moreno Sierra

Soy una treintañera madrileña cuya vocación siempre ha sido la comunicación. San Agustín dijo: "El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página". Yo no podría estar más de acuerdo.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.