Noticias

Patrocinado por

Aprender un segundo idioma influye en la forma en que trabaja el cerebro

           Autor: Sara Rivero
Aprender un segundo idioma influye en la forma en que trabaja el cerebro.
Aprender un segundo idioma influye en la forma en que trabaja el cerebro.  |  Fuente: Shutterstock

Desde hace años la disputa entre bilingües y monolingües ha copado la web con argumentos de todo tipo, que van desde los clásicos “quienes hablan dos idiomas se encuentran mejor capacitados para el mercado laboral” hasta las afirmaciones casi sin justificación posible como “hablar dos idiomas te hará más feliz”.

Lo cierto es que, la validez o falsedad de estas afirmaciones solo puede ser determinada en entornos concretos que escapan a estas generalizaciones. Es decir, es posible que en algunos casos manejar dos idiomas pueda significar una ventaja para acceder a un mejor empleo o a posiciones mejor remuneradas, pero no podría establecerse a ciencia cierta que esta es una condición imprescindible para acceder a dicha posición en otro contexto. Podría ocurrir, por ejemplo, con los periodistas pero no con los docentes o médicos, y a su vez no dependería únicamente de la profesión del trabajador sino de otras variables como la empresa en la que ejerce, el país en el que se radica, etc.

A nivel de investigación, estas afirmaciones con las que se defiende a una postura u otra son ampliamente cuestionadas. Pero más allá de su confirmación o rechazo, lo que la ciencia busca comprender para eliminar de una vez por todas esta disputa es si el hecho de manejar uno o dos idiomas puede causar algún tipo de efecto en el ser humano más allá de sus formas de comunicarse.

Los últimos avances demuestran que esto puede ocurrir, y que básicamente aprender un segundo idioma puede en cierta forma modificar nuestro cerebro y las formas que este emplea para trabajar.

Analizando el flujo de agua que corre a través del cerebro en personas monolingües y bilingües, un grupo de investigadores de la Universidad de Washington se centró en lo que ocurre con la materia blanca del cerebro en personas que escuchan una segunda lengua que conocen y personas que escuchan un idioma que no pueden hablar ni comprender. Como producto de este análisis encontraron que los aspectos en los que se concentra cada persona y las formas que utilizan para conectar ideas cambian de acuerdo a la cantidad de idiomas que se manejen. La conclusión principal de este estudio fue que los bilingües poseen una sustancia blanca más saludable o efectiva, y por lo tanto son más eficientes para algunas tareas que quienes manejan un único idioma.

Gracias a otros estudios ya sabíamos que aquellas personas que manejan dos idiomas ejercitan un mayor número de áreas cerebrales, y según las universidades de Northwestern y de Houston que estos además tienen mayores facilidades para concentrarse en una tarea y evitar distracciones externas. Pero este aporte de la Universidad de Washington da un paso más allá en esta disputa porque demuestra un cambio físico contrastable en la composición del cerebro y el estado de salud de su materia blanca que hasta el momento no se había logrado identificar.

Así que, si quieres tener un cerebro sano y cuidar tu materia blanca quizá sería una buena idea apuntarte a un curso de idiomas la próxima temporada.

¿Quieres pasar un examen de idiomas?

¡Prepárate!


Tags:
Sara Rivero

Sara Rivero

Uruguaya. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de la República, Community Manager y Periodista. Entusiasta, apasionada de la buena escritura y amante de los libros.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.