Noticias

Consigue una memoria de elefante con estos hábitos fáciles de incorporar

           Autor: Sara Rivero
Hábitos para tener una memoria de elefante.
Hábitos para tener una memoria de elefante.  |  Fuente: Shutterstock

La ciencia ha demostrado en numerosas ocasiones que la memoria se puede mejorar e incrementar aplicando distintos hábitos saludables, así, estudiantes y profesionales pueden mejorar su desempeño realizando pequeños cambios en sus rutinas diarias. La agilidad mental no solo es útil para facilitar el aprendizaje de nuevos conocimientos, también puede ser una gran aliada para luchar contra la demencia y distintas enfermedades mentales.

Muchas veces intentamos recordar lo que hicimos durante el día, o algo tan sencillo como lo que almorzamos el día anterior, el lugar donde dejamos las llaves del coche, etc. Recordarlo no siempre es sencillo, y nos supone un esfuerzo más allá del que esperamos, cuando no debería ser así.

Con la edad estas dificultades suelen complejizarse aún más, y por lo general el deterioro cognitivo se vuelve aún mayor. Por eso, es importante conocer los métodos para ejercitar la memoria cada día, pensando en nuestro estado de salud actual pero también en el futuro.

¿Quieres saber cuáles son los hábitos que te permitirán obtener una memoria de elefante con un mínimo esfuerzo? Estas son algunas opciones que la ciencia ha respaldado a lo largo de los años, si las practicas a diario pronto comenzarás a notar los cambios.

1) Consume pescado

Sus componentes influyen directamente en la concentración y la memoria, y algunos de ellos son extremadamente beneficiosos para el cerebro. Estudios realizados en Estados Unidos en el año 2010 demostraron que este alimento beneficia la agilidad mental, y que si se agrega en la dieta una vez por semana puede reducir el riesgo de padecer Alzheimer.

2) Evitar el alcohol y el cigarrillo

Estas adicciones tienen un efecto negativo en la función cognitiva pues generan una elevada producción de los denominados radicales libres, que interfieren en la actividad cerebral. El tabaquismo está relacionado con la posibilidad de desarrollar trastornos vasculares, que disminuyen la llegada de oxígeno al cerebro.

3) Si vas a beber, que sea la bebida adecuada

Las bebidas fuertes no benefician la capacidad mental, pero se ha demostrado que el vino tinto sí. De acuerdo a los estudios realizados, este contiene un antioxidante que produce efectos positivos en la memoria. Por eso, los expertos aconsejan consumir una copa diaria de vino tinto.

4) Café

Cuando intentamos aprender algo acostumbramos elegir esta bebida por su aparente capacidad para despertarnos y activar nuestro organismo, pero lo cierto es que también puede reforzar la memoria debido a la acción de la cafeína. Estudios realizados en Estados Unidos demostraron que el café es un gran aliado para esos pequeños olvidos diarios.

5) Entrena tu cerebro

Como un órgano más de nuestro cuerpo, el cerebro puede ser entrenado mediante distintas técnicas. Los estudios sobre Brain Training han demostrado que con tan solo 15 minutos diarios de entrenamiento se puede mejorar el rendimiento, la velocidad de pensamiento y las capacidades cognitivas. En internet existen numerosos juegos que se pueden emplear con esta finalidad, pero los crucigramas y sopas de letras tradicionales también son una excelente opción para ejercitar la mente

6) Controlar el estrés

Más allá de que las situaciones de estrés o ansiedad son grandes enemigas a la hora de concentrarnos, en el campo químico estas situaciones también pueden tener efectos contradictorios. Las hormonas liberadas ante situaciones de estrés, fundamentalmente el cortisol, pueden ser extremadamente dañinas para el cerebro, pues atacan directamente al hipocampo.

7) Come chocolate

Los excesos nunca son buenos, pero un trozo de chocolate no te hará mal y tu cerebro lo agradecerá. El British Journal of Clinical Pharmacology comprobó que los componentes del cacao colaboran con la estimulación cerebral y generan reacciones positivas en las áreas cerebrales vinculadas al aprendizaje y la memoria.

 

 

8) Usa el ordenador

Aunque tradicionalmente se pueda pensar que pasar tanto tiempo frente a una pantalla no es bueno, así lo demostraron los especialistas del Instituto del Alzheimer de Wisconsin. demostraron lo contrario. Los excesos nunca son buenos, pero el trabajo con el ordenador nos hace menos propensos al deterioro cognitivo debido a que nos vemos obligados a realizar varias tareas a la vez y por lo tanto se mejora nuestra capacidad para tomar decisiones.

9) Abrir y cerrar las manos

Puede parecer un hábito extraño, y si ves a un compañero abriendo y cerrando los puño al estudiar seguramente pensarás que está loco, pero en realidad es más inteligente de lo que crees. La Universidad de Montclair fue la encargada de demostrar que apretando el puño derecho por 90 segundos se puede favorecer la memoria, y haciendo lo mismo con el izquierdo se facilita la recuperación de datos ya almacenados en nuestro cerebro.

10) Cerrar los ojos

Científicos de la Universidad de Surrey en el Reino Unido realizaron un estudio con 178 participantes en el que se demostró que cerrando los ojos se puede recordar con más precisión. Así, se recomienda practicar este ejercicio cuando no se pueda recordar algo en detalle. Aislarse de los estímulos visuales parece ser la clave para recordar de mejor manera ciertas imágenes o conceptos.

11) Meditar

La meditación es un arte milenaria, que tiene numerosos beneficios para la salud, y aparentemente también para la memoria. De acuerdo a un grupo de investigadores de la Universidad de California, los alumnos que practicaron esta técnica durante una semana incrementaron su capacidad cognitiva y lograron concentrarse de mejor manera a la hora de realizar pruebas o exámenes.

12) Leer de manera frecuente

La lectura favorece a la mente de distintas formas. Le brinda nuevas herramientas y palabras, la mantiene ágil y conserva a sus neuronas en actividad. Las actividades de comprensión y memorización serán mucho más sencillas para aquellos acostumbrados a leer de manera frecuente.

13) Ejercitar todas las áreas mentales

Haciendo siempre lo mismo usamos siempre las mismas áreas cerebrales, por eso es bueno cambiar los hábitos. Cepillarse los dientes con la mano opuesta a la que tradicionalmente usamos, utilizar los cubiertos con nuestra mano menos hábil o intentar vestirnos con los ojos cerrados pueden ser buenas alternativas. Además, se recomienda aprender un nuevo idioma o aprender a tocar un instrumento musical.

14) Practica ejercicio físico

Este es quizá uno de los hábitos saludables más recomendados por los profesionales, y como el cerebro depende de tu salud también es recomendable ejercitarse para mantenerlo activo. Investigaciones recientes han demostrado que una caminata de tan solo 2km por día tiene beneficios asombrosos para el cerebro. Quienes se ejercitan tienen mayor cantidad de materia gris y reducen notoriamente su riesgo de desarrollar pérdidas de memoria en el futuro.

15) Cepillarse los dientes a diario

Más que una cuestión higiénica, es una cuestión de salud. La mala higiene dental tiene distintos efectos negativos en nuestro organismo, quizá el más grave de todos es que puede provocar un deterioro cognitivo más acelerado.

Lee también
» Conoce los hábitos de la gente inteligente  
» 5 webs para aumentar tu inteligencia
» Cómo los Gifs pueden engañar a nuestro cerebro



Tags:
Sara Rivero

Sara Rivero

Uruguaya. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de la República, Community Manager y Periodista. Entusiasta, apasionada de la buena escritura y amante de los libros.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.