Noticias

Los universitarios que beben en exceso tienen menos rendimiento cognitivo

      
Autor: Roberto Rizzato  |  Fuente: Flickr

El consumo de alcohol es una práctica común en más del 60% de los españoles mayores de 15 años. Sin embargo, los efectos pueden resultar sumamente negativos, especialmente en la capacidad cognitiva de los más jóvenes. Así lo afirma un nuevo estudio de la Unidad de Deterioro Cognitivo del Hospital Valdecilla, que afirma que el consumo excesivo de alcohol en los fines de semana afecta el rendimiento cognitivo de los universitarios.

 

 

Lee también
» El 68,3% de los españoles mayores de 15 años bebe alcohol
» Más del 50% de las jóvenes españolas bebe para emborracharse
» Los jóvenes son más propensos a conducir ebrios si sus padres beben alcohol 

 

 

¿En qué consistió la investigación española?

La investigación se condujo en 102 universitarios de la Escuela Gimbernat-Cantabria, centro adscrito a la Universidad de Cantabria (UC), que debieron someterse a pruebas neuropsicológicas luego de un fin de semana de botellón. Los científicos descubrieron que el consumo excesivo afectó su capacidad de prestar atención, su rapidez mental y la precisión a la hora de realizar tareas alternas.

 

 

El exceso de alcohol genera efectos acumulativos, revelan los hallazgos del equipo de investigación dirigido por el neurólogo Pascual Sánchez-Juan. Se consideró el exceso de consumo de fin de semana como la ingesta de 6 o más unidades de bebidas alcohólicas en 2 horas, cada una de ellas con al menos 10 gramos de alcohol puro.

 

 

El 49% de los jóvenes evaluados resultaron ser bebedores excesivos, pese a que todos ellos dijeron haber consumido alcohol alguna vez, con una edad media de comienzo de 15 años.

 

 

Descubrieron además que los bebedores excesivos tuvieron un peor rendimiento, con una media de 42,7 segundos de tiempo para completar el test de funciones ejecutivas a través de la atención y la flexibilidad, 6,4 segundos más que los no bebedores.

 

 

De acuerdo a los resultados, los investigadores explican que la mayor parte del efecto del alcohol se genera en la corteza prefrontal dorsolateral, zona relacionada con su capacidad de ejecutar tareas, al parecer más sensible a la toxicidad generada por el alcohol, sostuvo Sánchez-Juan.

 

 

"Estos datos son coherentes con la hipótesis de que el alcohol afecta más a las áreas cerebrales que maduran más tarde en el ser humano: el córtex prefrontal dorsolateral es una de las últimas en desarrollarse", aseguró el neurólogo.

 

 

Los universitarios analizados presentaron una media de 19 años, lo que implica tan sólo han bebido por una media 4,2 años y ya presentan un rendimiento 6,2 segundos más lento que los no bebedores.

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.