Noticias

El transplante de células madre pueden reparar una córnea dañada

      
El paciente Miguel Francés junto a los doctores Javier Moreno y Adriano Guarnieri. Foto: Manuel CastellsEl paciente Miguel Francés junto a los doctores Javier Moreno y Adriano Guarnieri. Foto: Manuel Castells
El paciente Miguel Francés junto a los doctores Javier Moreno y Adriano Guarnieri. Foto: Manuel CastellsEl paciente Miguel Francés junto a los doctores Javier Moreno y Adriano Guarnieri. Foto: Manuel Castells
Especialistas del Departamento de Oftalmología de la Clínica Universidad de Navarra aplican en la actualidad una técnica de trasplante de células madre adultas obtenidas del limbo (región ocular) del ojo sano del propio paciente o de donante, para el tratamiento de la pérdida de visión por insuficiencia límbica. Para el trasplante de las células madre limbares al ojo afectado se utiliza membrana amniótica como soporte.

Entre los casos ya tratados con este procedimiento por los oftalmólogos de la Clínica destaca el de Miguel Francés, un paciente sometido hace más de cinco años a un trasplante de estas características. Miguel Francés presentaba pérdida total de visión en el ojo derecho debido a una neuritis óptica y una mínima visión en el izquierdo, debido a una insuficiencia límbica en su córnea. Gracias a que el limbo del ojo sin visión permanecía intacto, los oftalmólogos de la Clínica pudieron efectuarle un trasplante de células madre limbares cultivadas, de este ojo al que presentaba insuficiencia límbica. Tras el trasplante, el paciente ha podido recuperar el 90% de visión, porcentaje que se mantiene más de cinco años después de la intervención, lo que le permite llevar actualmente una vida totalmente normal. Otros pacientes han mejorado asimismo la visión del ojo afectado aunque en estos casos los resultados pueden ser menos llamativos si ya veían normalmente con el ojo sano.

El limbo es la región ocular encargada de la regeneración celular del epitelio corneal (capa transparente y más superficial de la córnea). La labor regenerativa es responsabilidad de las células madre que residen en el limbo. De este modo, la causa de la insuficiencia límbica reside en la destrucción de estas células madre limbares. Este fenómeno tiene como consecuencia la vascularización del epitelio y su pérdida de transparencia, debido a que las células epiteliales no pueden regenerarse, produciéndose un epitelio anormal que impide el paso de la luz hacia la retina. “La insuficiencia límbica puede presentar una gravedad variable, dependiendo del número de células madre afectadas. En algunos casos, el paciente puede llegar a perder la visión completa del ojo afectado”, explica el doctor Adriano Guarnieri, especialista en córnea del Departamento de Oftalmología de la Clínica Universidad de Navarra.

Causas de insuficiencia límbica

Las causas de la insuficiencia límbica pueden ser congénitas o adquiridas. A este segundo grupo pertenecen las causticaciones debidas a accidentes químicos, cada vez menos frecuentes en países desarrollados gracias a las mayores medidas de prevención de riesgos laborales. Asimismo, estas lesiones pueden estar ocasionadas por infecciones múltiples, por reiteradas cirugías en un ojo, por uso prolongado de tratamientos en gotas, irritaciones crónicas, etc… Si bien, en general, son casos poco frecuentes.

El trasplante de células madre adultas del limbo es una técnica que los oftalmólogos de la Clínica Universidad de Navarra aplican desde hace 8 años, pues el programa se inició en 2003. Es uno de los seguimientos más largos de este tipo de trasplantes de células de córnea cultivadas en España.

Procedencia de las células madre limbares

En los casos de insuficiencia límbica severa, el tratamiento más avanzado es el trasplante de células madre limbares, “a modo de injerto, con la intención de reconstruir la superficie ocular”, apunta el especialista. Habitualmente, estas células madre se obtienen del ojo sano del propio paciente, “aunque en los casos en los que los dos ojos presentan lesiones se recurre al trasplante de las células del limbo de un familiar inmunocompatible o de la córnea de un donante de órganos”, precisa el doctor Guarnieri.

Así, oftalmólogos de la Clínica han efectuado trasplantes de células madre limbares en pacientes que presentaban daño en ambos ojos y en los que se extrajeron células madre de una parte del limbo del hermano, que era el familiar inmunológicamente más compatible. En el caso de una mujer de edad media con afectación bilateral y donación de su hermano, tras tres años de seguimiento, los resultados han mostrado transparencia total de la córnea sin ningún tipo de rechazo.

Técnica de trasplante

La técnica de trasplante comienza con una pequeña biopsia (toma de muestra de tejido) de unos 2 mm2 del limbo sano.
Esta muestra es tan pequeña que no supone afectación para el ojo sano.

Las células madre obtenidas de esta extracción se cultivan en el Laboratorio GMP (Good Manufacturing Practice) de Terapia Celular de la Clínica que dirige el doctor Felipe Prósper. Una vez que se ha conseguido el crecimiento adecuado de esta población celular, tras varias semanas, las células madre obtenidas se trasplantan a una membrana amniótica como medio de cultivo y soporte. “La utilización de membrana amniótica para el trasplante de las células limbares al ojo afectado se debe a que se trata de una superficie resistente, transparente, delgada y rica en colágeno”, advierte el doctor Guarnieri.

Estas células madre se cultivan de nuevo en membrana amniótica y, cuando ya se ha obtenido una población celular suficiente, se trasplantan al ojo afectado en esta misma membrana. “Conseguimos así mantener las células limbares trasplantadas en la superficie del ojo, de forma que estas células madre van cubriendo la superficie ocular, alojándose en el limbo afectado e implantándose en él, hasta regenerar el epitelio dañado y volver a crear una superficie corneal transparente y homogénea. Como resultado final, conseguimos una mejora de la visión del paciente y de los síntomas”, describe el oftalmólogo.

Tratamiento post-trasplante

Una vez realizado el trasplante de las células madre limbares, inicialmente, el paciente debe seguir un tratamiento antiinflamatorio ya que se le ha sometido a una pequeña intervención quirúrgica. Además, deberá seguir un tratamiento con gotas antibióticas para prevenir cualquier infección ocular. “Pero una vez que el limbo y el epitelio corneal quedan restaurados, no es necesario que el paciente siga tratamiento alguno, al margen de cuidados mediante lágrimas artificiales o algún producto protector de la superficie ocular”, precisa el doctor Guarnieri.

En estos momentos la Clínica ha iniciado un programa de cultivos celulares que incluye nuevos métodos, el cultivo de células de otras capas de la córnea y el análisis de nuevos tejidos de soporte para implantar las células cultivadas en el ojo.




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.